Servicio de Alimentos y Nutricion
InicioQuienes SomosNoticiasAyudaContactenosIngles

 

 

 

  Noticias
 
 

DEPARTAMENTO DE AGRICULTURA DE LOS ESTADOS UNIDOS

Declaración de Eric M. Bost
Subsecretario para Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor
Ante el Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes
Subcomité de Operaciones Departamentales, Supervisión, Nutrición y Bosques

24 de julio de 2003

Buenas tardes Sr. Presidente y Miembros del Comité. Soy Eric Bost, Subsecretario para Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor (FNCS) en el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA). Aprecio la oportunidad de acompañarlos hoy para hablar de nuestro progreso en la puesta en práctica de las disposiciones relacionadas con cupones de alimentos de la Ley de la Seguridad Agrícola e Inversiones Rurales de 2002 (P.L.107-171) denominada comúnmente la Ley Agrícola.

Promulgada en mayo del año pasado, la Ley Agrícola continúa el compromiso de este país con una red nacional de seguridad nutricional. El Programa de Cupones para Alimentos rinde testimonio a la compasión de nuestro país. Durante más de treinta años, ha servido como la primera línea de defensa de este país contra el hambre; es una herramienta poderosa para mejorar la nutrición de las personas de bajos ingresos. Afecta las vidas de millones de personas que necesitan ayuda para llevar alimentos a la mesa. A diferencia de la mayoría de los otros programas de asistencia, el Programa de Cupones para Alimentos está disponible para casi cualquier persona de bajos ingresos y pocos recursos. El mismo presta servicios a familias y personas de bajos ingresos dondequiera que vivan mediante beneficios alimenticios que suplementan el gasto en alimentos así como el acceso a alimentos nutritivos de las unidades familiares.

Durante los años, el programa ha demostrado que puede responde a los cambios económicos, ampliándose para satisfacer el aumento de necesidad cuando la economía pasa por una época de baja, y contrayéndose cuando crece la economía, asegurando así que los alimentos lleguen a las personas que los necesitan. Debido a que los beneficios pasan automáticamente a las comunidades, los estados o las regiones del país que enfrentan tasas de desempleo o pobreza en aumento, el programa tiende a aliviar algunos de los efectos más duros de una baja en la economía. Cada $5 en cupones federales para alimentos genera $9.20 en actividad económica a nivel local y estatal.

Con su compromiso de mantener y mejorar este programa crítico, la Administración trabajó arduamente con el Comité y el Congreso para redactar disposiciones de la Ley Agrícola que mejoraran el acceso, la simplificación y la integridad del Programa de Cupones para Alimentos. Cuando el pasado mayo el Presidente Bush firmó la propuesta para hacerla ley, el Departamento estaba listo para entrar en acción.


Transición sin obstáculos

El Departamento actuó rápidamente para procurar una transición sin obstáculos porque está muy consciente de la importancia de las disposiciones de la Ley Agrícola para tantos de nuestros ciudadanos. Tan pronto como el Presidente Bush firmó la nueva ley, la Secretaria Veneran de USDA formó un Comité de Trabajo para la Ley Agrícola dentro de USDA para supervisar y acelerar su puesta en práctica.

Un día después de firmar la ley, el Servicio de Alimentos y Nutrición (FNS) publicó un resumen de las disposiciones relacionadas con cupones de alimentos en nuestro sitio Web. Al cabo de un mes de haberse promulgado la ley, habíamos capacitado a 160 miembros de personal estatal de 52 agencias estatales, emitido directrices generales de puesta en práctica y enviado cartas a todos los comisionados estatales de programas de beneficencia avisándoles los cambios e instándolos a aprovechar la flexibilidad de la Ley Agrícola.

Bajo la dirección de la Secretaria, FNS se puso en marcha rápidamente para comunicarse con nuestros socios y solicitar sus ideas sobre cómo poner en práctica las disposiciones. Debido a que es tan importante ser inclusivos, el verano pasado nos reunimos con agencias estatales así como con grupos defensores y organizaciones estatales como al Centro de Investigaciones y Acción sobre Alimentos, la Asociación Americana de Servicios Humanos Públicos, la Asociación Nacional de Gobernadores, el Centro de Prioridades Presupuestarias y de Política, Caridades Católicas, el Centro Nacional de Leyes de Inmigración, el Consejo Nacional de La Raza, el Centro nacional de Leyes sobre el Desahucio y la Pobreza, la Coalición Nacional Contra la Violencia en el Hogar y la Red Nacional para Eliminar la Violencia en el Hogar.

Como resultado pudimos desarrollar directrices muy rápidamente, de manera que muchas de las disposiciones de la nueva Ley Agrícola pudieran ponerse en práctica al 1 de octubre de 2002. Me complace informarles esta mañana que todas las disposiciones obligatorias han sido implementadas, excepto la disposición que afecta a los niños inmigrantes que, por ley, entrará en vigor el 1 de octubre de 2003.


Simplificación de la administración y mejoras de acceso a los programas

El enfoque principal de la Ley Agrícola es proveerles a los estados flexibilidad adicional - en lugar de requisitos nuevos - para que sea más fácil administrar el Programa de Cupones para Alimentos. Las disposiciones también reflejaron el compromiso del Congreso y la Administración de hacer que sea más fácil para norteamericanos de bajos recursos el solicitar y recibir los beneficios a los que tienen derecho con menos obstáculos.

Desde que se promulgó la Ley Agrícola hace catorce meses, el Departamento ha colaborado estrechamente con los Estados para animarlos a considerar las muchas nuevas opciones de política que tienen disponibles. La nueva simplificación y las reformas administrativas ofrecen una amplia gama de opciones de política, y brindan mayor flexibilidad a cada estado para ajustar las operaciones del Programa de Cupones para Alimentos a sus necesidades y facilitar el acceso a los beneficios.

Las opciones ampliadas dispuestas bajo la Ley Agrícola hacen que sea más fácil para los estados administrar el Programa de Cupones para Alimentos y, de igual importancia, hacen que sea más fácil participar para las unidades familiares de bajos ingresos al reducir los obstáculos - especialmente para familias que trabajan. Durante el primer mes de haberse promulgado la Ley Agrícola, yo envié dos cartas a todos los Comisionados Estatales, informándoles nuestros planes de puesta en práctica y animándolos a aprovechar completamente la flexibilidad provista dentro de las varias opciones que mejoran tanto la administración como el acceso de los clientes al programa. El Servicio de Alimentos y Nutrición (FNS) también aportó asistencia técnica en forma de dirección y sesiones de capacitación sobre todas las disposiciones principales para todos los estados.

Nuestro informe más reciente indica que 48 estados han implementado una o más de las ocho opciones de simplificación del programa disponibles en la Ley Agrícola. Un estado, Nueva York, ha puesto en marcha las ocho. Arizona ha aprovechado siete. Nueva Hampshire ha adoptado cinco. Cada uno de los estados de Georgia, Carolina del Sur, Colorado y Maine ha elegido tomar cuatro de las opciones.

El promedio nacional de opciones adoptadas fue 1.8 por estado.

Hasta ahora, una de las opciones más populares ha sido expandir los requisitos de informe reducidos a más tipos de unidades familiares de los que antes se permitían. De los 25 estados que anteriormente habían implementado informes simplificados para unidades familiares con ingresos mediante el proceso de dispensación, 13 han tomado la oportunidad provista en la nueva legislación para incluir familias adicionales en ese sistema. Estos trece incluyen cuatro de los diez más grandes estados en términos de participación en el programa de cupones para alimentos: Texas, Nueva York, Tennessee y Georgia. Casi un tercio (32.75 por ciento) de las aproximadamente 20.7 millones de personas que estaban recibiendo cupones para alimentos en febrero de 2003 vivían en estados que daban a las familias las ventajas de tener menos requisitos de informe mientras recibían los beneficios y la conveniencia de tener que dar menos viajes a la oficina de certificación y menos papeleo para poder solicitar. Estamos al tanto de que otros estados tienen la intención de poner en práctica esta opción y esperamos poder informar un uso más amplio de esta disposición en el futuro.

La siguiente opción de simplificación del programa más popular implementada ha sido alinear las políticas para cupones de alimentos relacionadas con los ingresos con las políticas de los programas estatales de TANF y/o Medicaid. Para febrero de 2003, once estados habían realizado dichos alineamientos. Nueve estados habían hecho lo mismo con sus políticas relacionadas con los recursos.

La Alternativa a Beneficios de Transición es una opción importante para prestar mejor servicio a familias de bajos ingresos que trabajan. Es una mejora de una opción que existía antes de promulgarse la Ley Agrícola, la cual provee una cantidad ininterrumpida y estable de beneficios de cupones para alimentos a familias que dejan de depender de TANF, hasta por cinco meses después de haber dejado de recibir beneficencia pública. Mientras que en el pasado el único estado que había adoptado esta opción era Nueva York, un total de seis estados han elegido proveer este tipo de beneficio según fue estructurado en la más reciente legislación.

FNS continúa fomentando estas simplificaciones. En febrero, publicamos un “Informe de Opciones Estatales” para que los estados lo usaran para comprender cuáles opciones han sido puestas en práctica por todos los estados. Esta primavera, FNS patrocinó dos conferencias bi-regionales y en junio patrocinamos una reunión tri-regional de funcionarios estatales. Las opciones de simplificación de la Ley Agrícola son un tema central en estas sesiones. Los funcionarios de política y el personal de FNS rutinariamente promueven las opciones de la Ley Agrícola durante reuniones y conferencias.

La cláusula de nutrición de la Ley Agrícola ordenó tres nuevas disposiciones relacionadas con “acceso” a cupones para alimentos para todos los estados: un restablecimiento parcial de elegibilidad para inmigrantes legales - una de las prioridades de la Administración del Presidente Bush; una deducción estándar más alta para familias más grandes; y un aumento del límite de activos para familias que tienen un miembro incapacitado.

En junio de 2002 trabajamos rápidamente para emitir directrices a los estados para ayudarlos a prepararse para poner en práctica las disposiciones relacionadas con inmigrantes promulgadas en la Ley Agrícola. Luego, en octubre, publicamos directrices adicionales de puesta en práctica relacionadas específicamente con las disposiciones de restablecimiento de abril de 2003 y octubre de 2003. Finalmente, en enero de 2003, publicamos un resumen de todas las políticas de elegibilidad para no ciudadanos, para ilustrar la interacción de las políticas existentes con los cambios de la Ley Agrícola.

A partir del 1º de abril de 2003, inmigrantes que han vivido en los Estados Unidos por cinco años como extranjeros calificados, y que de otro modo reúnen los requisitos, pueden solicitar y recibir beneficios de cupones para alimentos. Los estados han implementado los cambios de manera puntual y sin problemas, y continúan trabajando con defensores locales para dar alcance a sus comunidades de inmigrantes y correr la voz sobre los nuevos cambios. Vamos de acuerdo con el plan para poner en práctica las disposiciones que restablecerán la elegibilidad a aproximadamente 60,000 niños para el 1º de octubre de 2003.

Esperamos que para el Año Fiscal 2006 se habrá completado el restablecimiento de la elegibilidad para inmigrantes; con más de 400,000 inmigrantes legales recibiendo beneficios, incluyendo inmigrantes de familias pobres que trabajan, ancianos y personas incapacitadas, así como niños.

Acabamos de publicar los resultados de nuestra encuesta anual de participación entre las personas elegibles para recibir cupones para alimentos. Me complace informar que la misma muestra que la participación de personas elegibles aumentó en tres puntos porcentuales entre septiembre de 1999 y septiembre de 2001 de 59 por ciento a 62 por ciento, después de haber disminuido por cinco años consecutivos.

Aun así, estamos conscientes de que no todas las personas elegibles para recibir beneficios de cupones para alimentos están participando en el programa. Por eso tenemos muchas iniciativas en proceso para publicar la disponibilidad del Programa de Cupones para Alimentos y hacer que obtener acceso a los beneficios a los que tienen derecho sea más fácil para familias de bajos ingresos y que trabajan. He aquí algunas de nuestras actividades recientes:

El 5 de junio, la Secretaria Veneman presentó el anuncio de servicio público (PSA) sobre el Día Nacional de Conciencia sobre el Hambre de la Sra. Bush, el cual anima a los norteamericanos a servir de voluntarios en la lucha contra el hambre. El anuncio se está transmitiendo por televisión a nivel nacional.

La Secretaria también anunció la disponibilidad de nuevas herramientas diseñadas para aumentar el acceso al Programa de Cupones para Alimentos para ayudar a crear conciencia de los recursos que están disponibles para las personas necesitadas. “Paso 1” es una nueva herramienta de precertificación disponible por la Internet para ayudar a las organizaciones colaboradoras a ayudar a sus clientes a determinar si son elegibles para recibir Cupones para Alimentos y obtener una estimación de los beneficios mensuales en tan sólo 15 minutos. Paso 1 es un ejemplo de otra iniciativa presidencial - la iniciativa e-government - para usar la tecnología de manera más eficaz para brindar programas al público. Puede obtenerse acceso a la herramienta a través de www.FoodStamps-Step1.usda.gov  o a través de www.govbenefits.gov.

Proveer servicios bilingües ha sido requisito del programa desde hace tiempo y es esencial para garantizar que los beneficios nutricionales estén disponibles para todas las familias elegibles. Para responder a esta necesidad, FNS está colaborando con contratistas para traducir materiales generales del programa a 34 idiomas. Nuestro sitio de Internet ya tiene información disponible en 20 idiomas, y se espera tenerla en los otros 14 para finales de mes. El material explica los requisitos generales de elegibilidad, así como requisitos específicos para inmigrantes y cómo solicitar cupones para alimentos.

Una de las quejas que escuchamos una y otra vez cuando consultamos con las partes interesadas durante el proceso de reautorización es que la extensión y la complejidad de las solicitudes estatales obstaculizan la participación. En respuesta, FNS celebró un contrato con una empresa que se especializa en el diseño de documentos (Kleinman Communication Group) para proveer asistencia técnica gratuita a los estados para hacer que sus formularios sean más fáciles de usar. Durante el contrato de cuatro años la empresa trabajará con 6 a 8 estados cada año. Actualmente, el contratista está trabajando con los estados de California, Rhode Island, West Virginia, Nebraska, Wisconsin y Arizona.

Para asegurar que los estados cumplan con las normas nacionales, minimicen los obstáculos para los participantes y provean asistencia técnica, las oficinas regionales de FNS comenzaron a realizar inspecciones de acceso a los programas en oficinas de certificación selectas en todos los estados durante el Año Fiscal 1999. Los resultados de las inspecciones condujeron a hacer correcciones en algunas oficinas locales para eliminar obstáculos de participación existentes o potenciales. FNS continúa colaborando con estados que no están en cumplimiento con las normas federales y a dar seguimiento a la puesta en práctica de acciones correctivas por los estados.

Integridad

Una parte vital del compromiso del Presidente y la Secretaria Veneman de proveer asistencia nutricional a norteamericanos necesitados es garantizar la integridad del Programa de Cupones para Alimentos protegiéndolo de personas que lo usan indebidamente o lo abusan. El Programa de Cupones para Alimentos es el programa nutricional más importante de nuestro país, y proteger su integridad es una de nuestras prioridades más altas. Trabajamos incansablemente para identificar maneras de fortalecer la administración del programa y mantener alta la confianza del público en este vital programa.

El programa entrega miles de millones en beneficios con un alto grado de exactitud y responsabilidad. La gran mayoría de los beneficios del programa se entregan exclusivamente a las unidades familiares que los necesitan. Casi todas las unidades familiares que reciben cupones para alimentos tienen derecho a los beneficios; sólo 2 por ciento de ellas no son elegibles.

El 27 de junio, USDA anunció las tasas de control de calidad para errores de pago de cupones para alimentos de los estados para el Año Fiscal 2002. Me enorgullece informar que la tasa de errores actual de 8.26 por ciento es la más baja de la historia del programa, menos que el 8.66 por ciento del Año Fiscal 2001. Hemos presenciado cinco años de mejoras continuas. Ésta es muy buena noticia. Aproximadamente 6 por ciento de la tasa de errores representa pagos en exceso, por los cuales las familias recibieron demasiados beneficios y aproximadamente 2 por ciento fueron pagos de menos, por los cuales las familias debieron haber recibido mayores beneficios. Debido a sus logros de exactitud de pagos 13 estados recibirán aproximadamente $77 millones en fondos adicionales. Me alegra que tantos estados sean reconocidos por sus mejoras administrativas y la excelente administración de los fondos federales.

La Ley Agrícola hizo varios cambios a nuestro método de responsabilizar a los estados por otorgar beneficios de manera exacta, revisando cómo se calculan las sanciones y los incentivos por desempeño de los estados. En septiembre, el Departamento publicó directrices sobre las disposiciones de la Ley Agrícola que rigen los criterios de bonificación por buen desempeño y esos criterios están establecidos y listos para servir de base para los premios del Año Fiscal 2003.

El año que viene, bajo estas directrices, USDA otorgará $48 millones en bonos por desempeño, reconociendo y recompensando a los estados que han realizado la mejor labor para: otorgar beneficios con exactitud, lograr la mayor mejora a la tasa de errores de pago combinada, lograr la tasa negativa de errores más baja (o hacer el mayor progreso para reducir estos errores); llegar a más unidades familiares elegibles (aumentar las tasas de participación); y procesar solicitudes de manera puntual. Publicaremos nuevas directrices para el Año Fiscal 2004, y publicaremos reglas para el 2005.

No obstante el éxito general de los estados en hacer que la exactitud de pagos sea una prioridad, esta Administración aun se preocupa del fallo de algunos estados de controlar los errores de pago, y de los millones de fondos federales que están siendo desperdiciados. Por ejemplo, en ocho de los últimos diez años, la tasa de errores de California ha excedido el promedio nacional. Y durante los últimos dos años, la tasa de errores de California ha sido la más alta del país. Aunque California redujo su tasa de errores de 17.37 por ciento el año pasado (Año Fiscal 2001) a 14.84 por ciento este año (Año Fiscal 2002), su tasa de errores continúa siendo inaceptablemente alta. Permítanme detallar - 10.15 por ciento de la tasa de errores se atribuye a pagos en exceso, lo que representa una pérdida de $172 millones para el gobierno federal. Al mismo tiempo, beneficiarios no recibieron casi $80 millones en beneficios a los que tenían derecho. A nivel nacional, California es responsable del 15 por ciento del total de dinero otorgado en exceso.

Se impondrán sanciones y el asunto se resolverá a través de un proceso que incluye reembolso de fondos al gobierno federal e inversión de fondos estatales para mejorar la administración del programa. Pero permítanme aclarar - bajo ninguna circunstancia quedarán sin atención de esta administración las pérdidas de los contribuyentes y las personas. Durante los últimos varios años, el Departamento ha intensificado sus esfuerzos con el estado y los condados individuales para enfocar las causas de estos errores y elaborar medidas para corregirlas. Yo personalmente he tenido numerosas reuniones con funcionarios estatales y administradores locales para hacer énfasis en nuestra preocupación. Nuestra oficina regional del oeste redirigirá su trabajo continuo con el estado para identificar medidas destinadas a la mejora rápida.

Aunque estamos muy complacidos con el progreso continuo que han hecho los estados para reducir la tasa nacional de errores, nos preocupa que las disposiciones de la Ley Agrícola que rigen las sanciones y las recompensas disminuyeron los incentivos de los estados para mantener este progreso. Aquí en FNS nos proponemos hacer lo que sea necesario para ayudar a los estados con problemas a enfocar sus recursos en la exactitud de pagos y estamos usando toda medida a nuestro alcance para ayudarlos a tener éxito.

Tenemos que ser vigilantes y presionar a los estados a continuar mejorando sus cálculos de elegibilidad y beneficios. Esta Administración se compromete a colaborar con los estados para lograr mejoras continuas en la exactitud de los pagos y encontrar maneras eficaces de garantizar que los norteamericanos en todos los estados obtengan los beneficios de cupones para alimentos a los que tienen derecho.

Transferencia Electrónica de Beneficios

Más de 92 por ciento de todas las unidades familiares reciben sus beneficios electrónicamente. Cincuenta y dos agencias estatales, incluyendo el Distrito de Columbia y las Islas Vírgenes, tienen sistemas de Transferencia Electrónica de Beneficios (EBT) en funcionamiento, 49 de ellos a nivel estatal. Puerto Rico también tiene un sistema de EBT que opera en toda la isla para distribuir su Bloque de Asignaciones del Programa de Cupones para Alimentos. Continuamos progresando para lograr la puesta en práctica de sistemas EBT a nivel nacional.

De esa manera, FNS ha comenzado a eliminar por completo el uso de cupones para alimentos en papel. El pasado agosto, FNS hizo su último pedido de cupones para alimentos. Hasta que el sistema EBT se haya puesto en práctica a nivel nacional, FNS utilizará los cupones para alimentos actualmente en el inventario para otorgarlos a los beneficiarios del programa en los estados que no tengan sistemas EBT en funcionamiento y a los beneficiarios que se muden a un estado sin sistema EBT.

Recientemente, FNS aprobó el Reglamento Final de interoperabilidad de EBT. Este reglamento especifica los requisitos técnicos de interoperabilidad para cupones para alimentos y permite que los estados reclamen reembolsos al 100% por el costo de cambiar y liquidar transacciones de EBT. La regla final también hace que sea opcional para los estados convertir a cupones los beneficios electrónicos cuando un cliente se muda a otro estado. Sin embargo, las agencias estatales tienen que continuar garantizando que los clientes puedan usar sus beneficios electrónicos después de mudarse. Todos los estados, a excepción de Illinois, Wyoming y Ohio, son interoperacionales. El sistema de Illinois será interoperable en septiembre de 2003, al convertirse a nuevo sistema EBT. Wyoming y Ohio recibieron una exención de interoperabilidad en la ley porque tienen Sistemas de Tarjetas Inteligentes.

Tráfico ilegal


Los cupones para alimentos son para alimentos. Cuando las personas venden sus beneficios a cambio de dinero en efectivo, se viola el espíritu y la intención del Programa de Cupones para Alimentos, así como la ley. Esta práctica, conocida como tráfico ilegal, no permite que los beneficios de cupones para alimentos se utilicen para proveer asistencia nutricional y socava la percepción del público de la integridad y la utilidad del programa.

Me complace informar que la integridad del programa ha mejorado sustancialmente en este sentido. Para controlar el tráfico ilegal, FNS realiza investigaciones encubiertas de las tiendas de comestibles autorizadas por el programa. Además, durante los últimos años, hemos desarrollado nuevas y poderosas herramientas basadas en el sistema EBT para identificar y multar a los traficantes.

Hace diez años USDA desarrolló un método para calcular la magnitud del tráfico ilegal de cupones para alimentos. A principios de este mes publicamos el cálculo de incidencia más reciente. Hemos mejorado el cálculo para aprovechar los nuevos resultados basados en EBT. Se basan en 14,642 investigaciones encubiertas del tráfico ilegal y 1,537 acciones administrativas basadas en el sistema EBT realizadas entre 1999 y 2002.

El nuevo cálculo demuestra mejoras importantes. Entre 1999 y 2002, aproximadamente $395 millones al año en beneficios de cupones para alimentos fueron hurtados por tráfico ilegal. Esto es menos de dos tercios de los $660 millones anuales hurtados entre 1996 y 1998, y menos de la mitad de los $815 millones hurtados en 1993.

El tráfico ilegal representa dos y medio centavos de cada dólar en beneficios otorgado, una reducción de 29 por ciento en la tasa de tráfico ilegal entre los períodos de 1996 a 1998 y 1999 a 2002.

Las tiendas que redimen la mayoría de los beneficios de cupones para alimentos continúan siendo las tiendas con la menor tasa de tráfico ilegal. Los supermercados redimieron casi el 83 por ciento de todos los beneficios en dólares pero poco de ese dinero fue traficado ilegalmente.

Conclusión

Sr. Presidente, estoy orgulloso de los esfuerzos que hemos hecho para garantizar que las disposiciones en las que este Comité y la Administración tan arduamente trabajaron el año pasado fueran puestas en práctica recibieran toda oportunidad de tener éxito. Garantizar que todas las personas, familias y especialmente nuestros hijos tengan acceso a la asistencia nutricional que necesitan es una prioridad principal para la Administración del Presidente Bush. Hemos trabajado arduamente con nuestro personal, nuestros estados, defensores y otras partes interesadas para garantizar que se hayan cumplido la intención y el espíritu de la ley y que se dé acogida a las oportunidades de mejorar los programas, particularmente en las áreas de simplificación, acceso e integridad de los programas.

Sr. Presidente, aquí concluyen mis comentarios. Ahora me complacería responder a cualquier pregunta que puedan tener.


Regresar Arriba