Servicio de Alimentos y Nutricion
InicioQuienes SomosNoticiasAyudaContactenosIngles

 

 

 

  Noticias
 
 

DEPARTAMENTO DE AGRICULTURA DE LOS ESTADOS UNIDOS
Servicio de Alimentos, Nutrición y para Consumidores

Declaración de Kate Houston, Subsecretaria Adjunta del
Servicio de Alimentos, Nutrición y para Consumidores
Ante el Comité de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes

9 de julio de 2008

Buenos días, Sr. Presidente y Miembros del Comité, soy Kate Houston, Subsecretaria Adjunta del Servicio de Alimentos, Nutrición y para Consumidores (FNCS, por sus siglas en inglés) del Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA, por sus siglas en inglés). Gracias por brindarme la oportunidad de estar aquí presente esta mañana para hablar del impacto que tiene el incremento del costo de los alimentos sobre los Programas Federales de Nutrición Infantil.

El Servicio de Alimentos y Nutrición (FNS) del USDA se encarga de administrar 15 programas federales de asistencia nutricional que constituyen la primera línea de defensa del país contra el hambre y benefician a uno de cada cinco norteamericanos por año. En épocas difíciles desde el punto de vista económico, nuestros programas proporcionan asistencia nutricional a los individuos y los hogares. Los Programas de Nutrición Infantil cumplen una función vital en la red federal de seguridad nutricional.

Esta Administración continúa demostrando un sólido compromiso con los programas de asistencia nutricional. Desde 2001, los fondos destinados a los programas de asistencia nutricional se incrementaron más del 76 por ciento y llegaron a $60.100 millones en el año fiscal 2008, lo que representa más de la mitad del presupuesto anual del USDA. En el año fiscal 2009, el presupuesto del presidente solicitó $14.500 millones para los Programas de Nutrición Infantil.
Los programas de comidas escolares son la piedra fundamental de nuestros Programas de Nutrición Infantil.

Cada día escolar, el Programa Nacional de Almuerzos Escolares (NSLP, por sus siglas en inglés) y el Programa de Desayuno Escolar (SBP, por sus siglas en inglés) atienden a más de 31 millones de alumnos de todas las clases económicas con comidas sanas y bien equilibradas que respetan las Pautas Alimenticias para los Norteamericanos. Los programas de comidas escolares fortalecen nuestro país protegiendo la salud y el bienestar de nuestros hijos.

Los programas de comidas escolares se financian mayormente con reembolsos en efectivo y donaciones de productos básicos del Gobierno Federal. La asistencia recibida del Gobierno Federal para las comidas escolares es una importante fuente de fondos, pero la idea no es que sea la única. La asistencia federal constituye poco más de la mitad de los fondos recibidos por las autoridades escolares de alimentos. El resto de los fondos proviene de los pagos efectuados por los alumnos por las comidas pagas y a precio reducido, de los ingresos por ventas a la carta y del financiamiento estatal y local.

En el contexto actual, el desafío que enfrenta el servicio de comidas escolares es procurar sacar el máximo provecho posible de esos recursos en pos de servir comidas escolares sanas. Hemos ayudado a las escuelas a aprovechar al máximo toda la variedad de recursos con la que cuentan, y seguiremos ayudándolas. Colaboramos con las autoridades estatales y escolares de servicio de alimentos para promover el uso más eficaz de los fondos federales destinados a productos básicos. Nuestra asistencia en productos básicos les permite a las escuelas aprovechar el poder de compra de grandes volúmenes del Gobierno Federal, que a menudo posibilita la compra de productos básicos a un precio unitario menor del que pagaría una escuela si comprara el producto por su cuenta. Asimismo, brindamos capacitación y asistencia técnica en compras y prácticas eficaces de contratación para ayudar a las escuelas a conseguir productos y servicios de calidad al costo más bajo.

Si bien puede que gran parte de lo que hablemos hoy gire en torno a la asistencia federal destinada a las comidas escolares —y ahora pasaré a describir cómo funciona el proceso de reembolsos federales—, cabe recordar que dicha asistencia es sólo uno de los recursos con los que cuenta el servicio de comidas escolares.

Las escuelas reciben reembolsos por comida. Los reembolsos por comidas escolares están establecidos por ley, y, tal como exige la ley, los pagos se ajustan en forma anual para reflejar las variaciones de los costos de alimentos y laborales según la serie Alimentación Fuera del Hogar (Food Away From Home) del Índice de Precios al Consumidor para Todos los Consumidores Urbanos (CPI-U, por sus siglas en inglés). El CPI-U es una medida de la variación promedio en el tiempo de los precios de los bienes de consumo —productos y servicios que la gente compra a diario para vivir— en función de datos sobre los precios de miles de productos reunidos por la Oficina de Estadísticas Laborales. El CPI-U es el índice aceptado que emplean varios programas gubernamentales para ajustar el valor de los pagos que otorgan a fin de reflejar el costo real de bienes y servicios. La serie Alimentación Fuera del Hogar refleja las variaciones del costo del servicio comercial de comidas y se arma a partir de datos de los precios de comidas, lo que incluye costos de alimentos y laborales, reunidos de restaurantes y demás establecimientos gastronómicos, incluidas las cafeterías de los lugares de trabajo y las máquinas expendedoras. Los ajustes anuales de la serie Alimentación Fuera del Hogar del CPI-U se basan en un ciclo de doce meses que finaliza en mayo del corriente año.

Las escuelas públicas y privadas sin fines de lucro, y las instituciones residenciales de cuidado de niños que participan en los programas NSLP y SBP reciben reembolsos del USDA por cada comida servida en las categorías de comidas gratuitas, a precio reducido y pagas. Las tasas de reembolso o Promedios Nacionales de Pago (NAPs, por sus siglas en inglés) correspondientes a los almuerzos se ajustan en forma anual en virtud de las secciones 4 y 11 de la Ley Nacional de Almuerzos Escolares Richard B. Russell. Las tasas correspondientes a los desayunos se ajustan en forma anual de acuerdo con la sección 4 de la Ley de Nutrición Infantil de 1966. La Ley Nacional de Almuerzos Escolares estableció una tasa mínima de reembolso de 10.5 centavos para todos los almuerzos servidos a los niños dentro del programa NSLP en 1981. La tasa se ajusta en forma anual empleando el CPI-U para Alimentación Fuera del Hogar, tal como lo estipula la ley, y es de 23 centavos para el año escolar 2007-2008. Esta tasa base constituye el monto total para las comidas pagas y una porción de la tasa de reembolso para los almuerzos gratuitos y a precio reducido. La sección 11 de la ley establece un financiamiento adicional (Asistencia Especial) para las comidas gratuitas y a precio reducido. La tasa para los almuerzos gratuitos del año escolar 2007-2008 es de $2.47. El NAP por cada almuerzo a precio reducido que se sirve es de 40 centavos menos que la tasa de reembolso para los almuerzos gratuitos. Las leyes asimismo estipulan que el ajuste anual de esas tasas, que se publica en julio, debe redondearse hacia abajo, al decimal más cercano.

Las tasas de reembolso varían en función de la situación económica y la ubicación de cada escuela. Las escuelas que tienen una mayor proporción de alumnos de bajos recursos o más del 60 por ciento de alumnos que se consideren elegibles para recibir comidas gratuitas o a precio reducido reciben mayores tasas de reembolso por almuerzo. Con respecto al desayuno, las escuelas en las que el 40 por ciento o más de los alumnos son de bajos recursos reciben una mayor tasa de reembolso por comida servida. Las escuelas de Alaska y Hawai reciben una tasa de reembolso más alta debido al mayor costo de vida.

Los NAP para el próximo año escolar, del 1º de julio de 2008 al 30 de junio de 2009, se publicaron en el Registro Federal de Leyes el 7 de julio de 2008. Las tasas de reembolso para escuelas e instituciones residenciales de cuidado de niños correspondientes al año escolar 2009 (1º de julio de 2008 al 30 de junio de 2009) reflejarán un incremento de 4.272 por ciento en el CPI-U de Alimentación Fuera del Hogar durante el período de 12 meses mayo de 2007-mayo de 2008. La mayoría de las escuelas con una proporción relativamente alta de alumnos de bajos recursos recibirán $2.59 por cada almuerzo gratuito servido y $1.68 por cada desayuno gratuito servido en el año escolar 2009, en comparación con $2.49 por cada almuerzo gratuito y $1.61 por cada desayuno gratuito servido en el año escolar 2008.

Suponiendo que, en el año escolar 2009, las escuelas servirán una cantidad de comidas escolares comparable a la del año escolar 2008, se distribuirán unos $400 millones en reembolsos adicionales. Las proyecciones presupuestarias del USDA para 2009 reflejan ese incremento en los reembolsos, así como un crecimiento previsto de la participación en el programa.

Además de los reembolsos en efectivo, las escuelas que participan en el NSLP reciben un derecho a productos básicos del USDA por cada almuerzo servido. El valor del derecho a productos básicos que se brindará en el año escolar 2009 es de 20.75 centavos por comida, lo que representa un incremento del 11 por ciento en comparación con los 18.75 centavos del año escolar 2008. En un día promedio, el derecho a productos básicos contribuye aproximadamente entre un 15 y un 20 por ciento de los productos servidos en el almuerzo escolar. El restante 80 a 85 por ciento se compra a mercados comerciales aprovechando la asistencia en efectivo brindada por el USDA, los fondos provistos por los gobiernos estatales y locales, los pagos efectuados por los alumnos por los almuerzos pagos y a precio reducido, lo recaudado por las máquinas expendedoras y por actividades gastronómicas, y demás fondos percibidos por el servicio de comidas escolares o provistos a dicho servicio.

Según datos recientes de un estudio del USDA publicado en abril de 2008, con los años, los reembolsos en efectivo y en productos básicos que otorga el Gobierno Federal, en conjunto, han acompañado el incremento de los costos en los que incurre el servicio de comidas escolares para elaborar las comidas. De acuerdo con el estudio, en promedio, los reembolsos federales son más que suficientes para cubrir los costos de elaboración de almuerzos en los que incurre el servicio de comidas escolares. Los ajustes anuales de las tasas de reembolso en efectivo y productos básicos ayudan a las escuelas a afrontar el incremento de costos a largo plazo. Sin embargo, los incrementos de costos a corto plazo pueden constituir un desafío para las escuelas.

Para enfrentar las presiones financieras derivadas del incremento de costos, cada distrito escolar toma una serie de decisiones que influyen en el costo de funcionamiento de los programas de comidas escolares. Por ejemplo, las escuelas pueden optar por examinar las prácticas de compras y demás oportunidades para maximizar el uso de los recursos disponibles y para mejorar la eficiencia administrativa de sus operaciones de servicio de comidas.
Las decisiones de los distritos escolares también afectan su capacidad de equilibrar los costos y los ingresos. Un aspecto que pueden decidir examinar las escuelas es el monto cobrado por una comida paga. Según los últimos datos disponibles del Estudio de Costos del Programa de Desayunos y Almuerzos Escolares - II (School Lunch and Breakfast Cost Study II) del USDA, en promedio, los reembolsos y los cargos cobrados a los alumnos por comidas pagas, combinados, equivalen sólo al 82 por ciento del reembolso que reciben las escuelas para financiar el servicio de una comida gratuita. Lo antedicho sugiere que, en algunas escuelas, el reembolso federal por comidas servidas a alumnos de bajos recursos subsidia de manera eficaz las comidas servidas a alumnos de mayores recursos. Otro aspecto que pueden examinar las escuelas son los montos cobrados por los alimentos a la carta. Son las escuelas las que establecen esos precios y pueden ajustarlos según resulte necesario para asegurarse de que los alimentos a la carta financien un porcentaje adecuado del costo de las operaciones de servicio de comidas.

El USDA brinda orientación y capacitación a las escuelas para ayudarlas a afrontar las limitaciones presupuestarias y el incremento de costos sin poner en riesgo la calidad nutricional de las comidas escolares. Hace poco, el FNS publicó “Cómo Enfrentar el Desafío del Incremento de los Costos de los Alimentos” (“Meeting the Challenge of Rising Food Costs”), hoja informativa con sugerencias prácticas sobre las estrategias que pueden resultar útiles para controlar los costos. Dicha hoja informativa también contiene vínculos a otros recursos de administración financiera que pueden servirles a las escuelas.

Asimismo, las escuelas se beneficiarán con el nuevo financiamiento estipulado por el Proyecto de Ley Agrícola. El Proyecto de Ley Agrícola incrementó el monto de los fondos para compras de frutas, verduras y frutos secos de $200 millones en el año fiscal 2007 a $390 millones en el año fiscal 2008, $393 millones en 2009, $399 millones en 2010, $403 millones en 2012 y $406 millones en cada año subsiguiente. Una porción significativa de las compras adicionales de esos productos se destinará a las escuelas, y los fondos restantes se emplearán en otros programas nacionales de asistencia nutricional.

En conclusión, quisiera reiterar el compromiso del USDA para asegurarse de que ningún habitante de los Estados Unidos pase hambre. Nosotros reconocemos que los programas de asistencia nutricional, sobre todo el NSLP, resultan fundamentales para garantizar que nuestros hijos reciban una buena comida sana. Las agencias locales y estatales cumplen una función vital en lo que respecta a garantizar la elaboración eficiente y eficaz de comidas escolares nutritivas, la alternativa más sana, para nuestros hijos. Seguiremos trabajando con nuestros socios estatales y los distritos escolares locales para buscar maneras creativas de maximizar sus recursos. Agradezco esta oportunidad de presentarme hoy ante el Comité y con gusto responderé todas las preguntas que tengan.
 

Última actualización:  01/25/2012