Servicio de Alimentos y Nutrición
InicioQuienes SomosNoticiasAyudaContactenosIngles

 

 

 

  Noticias
 


Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor

Declaración de Eric M. Bost, Subsecretario
Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor
Ante el Subcomité de Agricultura, Desarrollo Rural,
y Agencias Relacionadas

30 de marzo de 2006

Gracias, Sr. Presidente y miembros del subcomité, por darme la oportunidad de presentar la solicitud presupuestaria de la Administración para el año fiscal 2007 para la División de Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor (FNCS, por sus siglas en inglés) del USDA.

Hoy me presento aquí para debatir con Uds. la solicitud presupuestaria del Presidente que demuestra el compromiso permanente de la Administración con los programas de asistencia nutricional de nuestra Nación. Estos programas garantizan una red de seguridad nutricional a los niños, ancianos y familias de bajos ingresos de nuestra Nación y, junto con el Centro para Políticas y Promoción de la Nutrición, les informan a todos los norteamericanos la importancia de contar con una buena nutrición y de realizar actividad física. Estoy orgulloso de nuestros logros y honrado de trabajar para el Presidente, quien brinda un apoyo claro y continuo a estos programas que protegen a nuestros niños, ancianos y unidades familiares de bajos recursos contra el hambre, y que ayudan a nuestros ciudadanos a evitar los riesgos de salud relacionados con una nutrición deficiente y la falta de actividad física.

Nuestros programas federales de asistencia nutricional han sido concebidos para satisfacer las necesidades de los norteamericanos, no sólo en su vida cotidiana, sino también en épocas de catástrofes. Estoy orgulloso del desempeño que ha tenido mi equipo de trabajo luego de los huracanes que recientemente azotaron a nuestro país. Cuando las víctimas de los huracanes Katrina, Rita y Wilma necesitaron nuestros programas, les respondimos inmediatamente. Sorteando los obstáculos burocráticos, simplificando los requisitos, transportando alimentos por tierra y aire, prestando servicios, trabajando día y noche, nuestro equipo trabajó, codo a codo, con el equipo estatal y local y los voluntarios para brindarles a los evacuados los alimentos que necesitaban. Incluso negociamos con otros estados el envío de trabajadores calificados a fin de ayudar en la alta demanda de programas en los estados donde ocurrieron las catástrofes. Se brindaron más de $900 millones en beneficios de Cupones para Alimentos a más de 1.9 millones de familias afectadas. En los casos en los que los cupones para alimentos no eran suficientes para cubrir estas necesidades, trabajamos junto con el Servicio de Mercadeo Agrícola, adquirimos productos básicos, aceleramos las entregas planeadas ya en curso, y derivamos productos de otras partes del país a fin de llevar esos productos básicos a los lugares donde más se los necesitaba. En total, suministramos más de 22 millones de libras en alimentos para bebés, fórmulas, carnes, productos hechos con pasta, frutas y vegetales a los comedores comunitarios y también para su distribución entre las familias en concepto de consumo para el hogar.

Me enorgullece informarles en el día de hoy que el equipo de trabajo de los programas federales de asistencia nutricional, a todo nivel, logró exitosamente dar una respuesta oportuna y firme en materia de nutrición frente a estas tormentas tan devastadoras. Esta respuesta pone de relieve el valor y el alto nivel de desempeño de estos programas y de las personas a nivel federal, estatal y local, que hacen que los programas funcionen a lo largo y a lo ancho del país, todos los días del año. Estos programas realmente funcionaron como una red de seguridad en los días y meses inmediatamente posteriores a estas catástrofes. El presupuesto del Presidente se compromete a hacer que estos programas de vital importancia continúen siendo sólidos.

Sr. Presidente, este presupuesto, más que cualquier otro que yo le haya presentado, refleja el desafío fundamental de esta Administración: garantizar que las necesidades de todas las personas elegibles que buscan participar en nuestros programas sean satisfechas y, a la vez, proteger los intereses de las generaciones actuales y futuras que deberán asumir las consecuencias, tanto económicas como sociales, de los niveles insostenibles de gastos deficitarios y de deuda federal. No todos nuestros programas actuales se basan en esta solicitud pero hemos tomado la precaución de asegurarles a todas las personas que cumplen con los requisitos, y para quienes trabajamos, el acceso a los programas de asistencia nutricional.

Hemos tomado decisiones difíciles y hemos redactado una solicitud presupuestaria que haga que cada dólar genere el máximo beneficio para las poblaciones vulnerables que acceden a nuestros programas y para toda la Nación, en su conjunto. Ésta es la primera solicitud presupuestaria que les presento e incluye una disminución global de los recursos solicitados. Esta disminución, no obstante, de ninguna manera representa un debilitamiento en el apoyo consecuente y manifiesto de la Administración a la red de seguridad nutricional de la Nación. Los fondos solicitados incorporados en el presupuesto absolutamente avalan nuestras mejores estimaciones en cuanto a la demanda de servicios que prestan los programas y el costo de los principales programas de asistencia nutricional del año fiscal 2007.

  • Éste incluye una participación promedio mensual de 25.9 millones de personas en el Programa de Cupones para Alimentos. Esto representa una disminución de aproximadamente 1 millón de personas en relación al año fiscal 2006, la primera disminución proyectada en la participación en cinco años. Esta reducción se debe, en gran medida, al sólido y sostenible desempeño económico y a la transición a la autosuficiencia de los afectados por la catástrofe en la Costa del Golfo.

  • Se espera un leve aumento en la participación en el programa WIC para el año fiscal 2007 de 8.17 millones de participantes por mes a 8.22 millones.

  • En cuanto a los Programas de Comidas Escolares, el servicio de comidas diarias provisto a nuestros jóvenes llegará a los 30.9 millones de estudiantes en el Programa Nacional de Almuerzos Escolares y a los 10.3 millones de estudiantes en el Programa de Desayunos Escolares.

Tres objetivos de principios conducen la administración de estos programas: 1) asegurar que las personas de bajos ingresos tengan acceso a los alimentos, garantizando los fondos suficientes para los principales programas de asistencia nutricional; 2) promover una alimentación saludable y estilos de vida activos haciendo que la educación nutricional sea una parte integral de los programas de asistencia nutricional, y 3) realizar una administración prudente y eficiente a fin de que cada dólar invertido redunde en el máximo beneficio para aquéllos que verdaderamente lo necesitan. La solicitud presupuestaria del Presidente para el año fiscal 2007, al igual que los pedidos anteriores presentados por esta Administración, son el reflejo de estos objetivos fundamentales.

Asegurar que las Personas de Bajos Ingresos Tengan Acceso a los Alimentos

En su nivel más básico, el acceso garantizado al programa debe comenzar por asegurar la disponibilidad de los recursos suficientes para que todos los que cumplan con los requisitos y tengan necesidades puedan tener un acceso rápido a los beneficios. El presupuesto del Presidente para el año fiscal 2007 solicita fondos para garantizar la participación prevista en el Programa de Cupones para Alimentos, en los Programas de Nutrición para Niños y en el Programa WIC. El fuerte compromiso de la Administración de financiar adecuadamente estos programas críticos reconoce las dificultades inherentes a la previsión de la futura demanda de los servicios que brinda el programa, y suministra fondos de contingencia en caso de que los costos del programa excedan nuestras estimaciones. Si nuestras estimaciones en cuanto a la participación del programa o los costos resultaran ser insuficientes, continuamos garantizando el acceso al programa a todas las personas que cumplen con los requisitos, lo que constituye un objetivo fundamental para el Presidente y para mí, a través de las reservas para contingencias debidamente financiadas. En cuanto al Programa de Cupones para Alimentos, hemos continuado con la financiación de las reservas para contingencias de $3 mil millones. Estos fondos son especialmente importantes dado que el programa se encuentra en la transición habiendo finalizado el período de crecimiento y comienza a reflejar los beneficios de un desempeño económico fuerte que la Nación ha estado disfrutando. En cuanto al Programa WIC, se encuentran disponibles aproximadamente $125 millones para asegurar que la alimentación esencial, la educación nutricional y los servicios de derivaciones de atención médica se encuentren a disposición de todos los que los necesitan.

Por primera vez, el Presidente ha propuesto reservas para contingencias para los Programas de Nutrición para Niños. Estas reservas, propuestas en $300 millones, garantizarán la disponibilidad de los recursos suficientes para solventar, en su totalidad, los pagos por derechos obligatorios a nuestros socios estatales y locales, que garantizan la disponibilidad de comidas nutritivas y apetitosas a nuestros niños en las escuelas y en numerosos centros de cuidado infantil.

Promover una Alimentación Saludable y Estilos de Vida Activos

Nuestros programas brindan asistencia nutricional, incluyendo el acceso a alimentos saludables y a una educación y promoción nutricional, a fin de apoyar y fomentar un estilo de vida saludable. Teniendo en cuenta esta misión nutricional, y la concentración del Centro para Políticas y Promoción de la Nutrición (CNPP, por sus siglas en inglés) en una población más amplia, desempeñamos un papel fundamental en la respuesta integral federal a la creciente amenaza a la salud pública representada por el sobrepeso y la obesidad, que afectan a más de la mitad de la población adulta norteamericana.

Los programas federales de asistencia nutricional desempeñan una función esencial en la lucha contra esta epidemia ya que brindan no sólo el acceso a alimentos saludables sino que también promueven una mejor salud mediante la educación nutricional y la promoción de la actividad física. Los servicios de los programas del FNS, junto con el trabajo del CNPP para mejorar la alimentación de todos los norteamericanos, son un componente clave de la iniciativa Healthier US del Presidente. En mi opinión, el público norteamericano recibe un buen servicio a través de las contribuciones del USDA para abordar los serios problemas de nutrición y salud, que enfrentamos actualmente. Esta solicitud presupuestaria provee aproximadamente $675 millones en recursos específicamente ligados a mejorar la alimentación, el conocimiento y los hábitos nutricionales, y a promover la importancia de la actividad física entre las personas a quienes prestamos servicios.

El CNPP continúa desempeñando una función integral en el desarrollo y la promoción de la educación nutricional y las guías alimentarias actualizadas. Las Guías Alimentarias para los Norteamericanos (Guías), que publican en forma conjunta el USDA y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés) cada 5 años, son la piedra fundamental de la política federal de nutrición y permiten que el gobierno federal hable a través de una única voz. Esta solicitud pone de relieve un aumento de $2 millones para apoyar los esfuerzos del CNPP para mantener y mejorar el sistema de guía alimentario que ha sido muy bien recibido, MyPyramid.gov, que es uno de los sitios web federales más frecuentemente visitados por el público. Por añadidura, el financiamiento de base permitirá a CNPP comenzar los preparativos para la actualización 2010 de la Guía Alimentaria para los Norteamericanos para la cual USDA es la principal agencia federal.

Realizar una Administración Prudente y Eficiente

Con esta solicitud presupuestaria, solicitamos que la Nación nos confíe más de $57 mil millones en recursos públicos. Somos muy conscientes de la inmensa responsabilidad que esto representa. Para mantener el alto nivel de confianza del público, que nos hemos ganado como buenos administradores de los recursos bajo nuestro cuidado, proseguiremos con nuestro continuo compromiso en cuanto a la integridad del programa, como parte esencial de nuestra misión de ayudar a las personas vulnerables a las que estos programas están destinados.

Éste no es un compromiso nuevo. Como señalé anteriormente, en el año fiscal 2004, el año más reciente sobre el que existen datos disponibles, el Programa de Cupones para Alimentos logró una tasa récord de precisión de pagos del 94.1 por ciento, 0.7 por ciento por encima de los puntos del nivel del año fiscal 2003 de 93.4 por ciento. Nuestra solicitud presupuestaria incluyó un aumento de $4 millones en la cuenta de la Administración del Programa de Nutrición enfocada en mantener el impulso que hemos logrado para mejorar la precisión de los pagos de los Cupones para Alimentos y la integridad total del programa.

Hemos propuesto la eliminación de los términos restrictivos que prohíben el uso de los fondos apropiados en las cuentas del programa con el fin de aplicarlos a estudios y evaluaciones. Esta condición ha limitado nuestra capacidad para apoyar y evaluar las innovaciones del programa, muchas de las cuales son iniciadas por nuestros socios estatales y locales. Levantar esta restricción nos ayudará a documentar los resultados con mayor efectividad y contribuirá a mejorar la gestión del programa.

También continuamos desarrollando estrategias para mejorar la precisión de las determinaciones de elegibilidad en nuestros programas de comidas escolares, preocupación que comparten todos aquellos a quienes les importan estos programas. Los recursos administrativos federales previstos en este presupuesto nos permitirán continuar colaborando estrechamente con nuestros socios estatales y locales en ambas iniciativas esenciales de integridad: continuar nuestros éxitos con el Programa de Cupones para Alimentos e intensificar nuestros esfuerzos relacionados con las comidas escolares.

Para continuar, quisiera tratar en mayor detalle algunas de las propuestas clave comprendidas en la solicitud presupuestaria del Presidente para el año fiscal 2007.

Programa de Cupones para Alimentos

El Programa de Cupones para Alimentos se financia en su totalidad con el presupuesto del Presidente de $37.9 mil millones. Ello financiará una participación mensual promedio prevista de 25.9 millones de personas, aproximadamente 1 millón de personas menos que las esperadas para el año fiscal 2006. Todo esto pone de manifiesto la fortaleza esencial del Programa de Cupones para Alimentos: su capacidad para responder dinámicamente a los niveles cambiantes de necesidad dentro de la sociedad norteamericana. Respondimos ante los huracanes de la Costa del Golfo en el otoño pasado, brindándole beneficios a 1.9 millones de familias afectadas. En otros lugares, el programa responde ahora a la solidez de la economía y ya no crece como lo hizo en años recientes.

Si nuestra estimación para la participación o el costo del programa del año fiscal 2007 resultara ser insuficiente, el programa continúa bajo la protección de las reservas para contingencias, propuestas en $3 mil millones en la nueva facultad presupuestaria para el año fiscal 2007. Como una alternativa a las reservas para contingencias, el pedido del Presidente ofrece una propuesta de facultad indefinida. Esta forma de asignación eliminaría la necesidad de asignar una reserva anual para contingencias, garantizando al mismo tiempo que los fondos suficientes estén disponibles para satisfacer los componentes de derecho del programa.

Seguimos promoviendo de manera agresiva el mensaje “Food Stamps Make America Stronger” (Cupones para Alimentos: Nuestra Salud, Nuestra Fuerza), en el sentido de que el programa lleva alimentos saludables a las mesas de familias de bajos ingresos y tiene un efecto positivo en las economías locales. El presupuesto del Presidente comprende propuestas orientadas a garantizarles a los que lo necesitan el acceso a los beneficios sin necesidad de recurrir a sus ahorros por retiro, asegurando que todas las personas con necesidades cumplan con los mismos requisitos de elegibilidad del programa, independientemente del lugar donde vivan, y mejorando la facilidad y precisión del proceso de certificación para que cada hogar reciba el tipo de beneficio adecuado. Dadas las duras restricciones presupuestarias, las propuestas de los cupones para alimentos se centran en quienes más lo necesitan.

El presupuesto del Presidente propone expandir y exigir la exclusión (primero creó una opción del estado para cuentas 401(k) y Keogh en el Proyecto de Ley Agrícola de 2002) del valor de las cuentas de retiro de preferencia impositiva a partir de la evaluación de activos. Esta exclusión consolida la política de seguridad de retiro y les permite a las personas de bajos recursos contar con asistencia nutricional sin recurrir a sus ahorros de retiro. También simplifica la política del recurso de los cupones para alimentos y la hace más equitativa, ya que bajo la ley actual algunas cuentas de retiro están excluidas y otras incluidas. Esta propuesta avala la Iniciativa de la Sociedad de Propiedad del Presidente mediante el aumento de la capacidad de las personas de bajos recursos de ahorrar para su retiro. Cuando esté totalmente implementado, se espera añadir aproximadamente 100,000 personas al programa y aumentar los beneficios en $592 millones en 5 años. La mayoría de los nuevos participantes serán trabajadores y sus familias, en su mayoría con niños. En promedio, cada nuevo hogar obtendrá $122 en beneficios cada mes.

Si bien buscamos motivar a todos aquellos que cumplan con los requisitos y que tengan la necesidad de participar en el programa, creemos firmemente que también debemos garantizar que el acceso al programa se administre en forma equitativa en todos los estados. Por esta razón, hemos incluido, una vez más, una propuesta para eliminar la elegibilidad categórica de los cupones para alimentos para los participantes de la Ayuda Temporaria para Familias Necesitadas (TANF, por sus siglas en inglés) quienes sólo reciben servicios y no beneficios en efectivo. Las personas afectadas por esta propuesta cuentan con ingresos o activos que superan los límites regulares del programa. Cuando esté totalmente implementado en el año fiscal 2008, se estima que este cambio afectará aproximadamente a 300,000 personas y permitirá ahorrar $658 millones en cinco años. La propuesta del Presidente reestablece la equidad entre los participantes y garantiza que los beneficios de cupones para alimentos se destinen a las personas más necesitadas y, al mismo tiempo, que se mantengan los requisitos categóricos para una cantidad de destinatarios mucho mayor que reciben asistencia en efectivo a través de TANF, Ingresos de Seguridad Suplementarios y Asistencia General.

En la solicitud del presupuesto también se incluye una propuesta para agregar el Programa de Cupones para Alimentos a la lista de programas por la que los estados pueden acceder al Directorio Nacional de Nuevos Empleos. El acceso a esta fuente nacional de datos sobre seguro de desempleo y empleo mejorará la capacidad de los estados de determinar, en forma rápida y precisa, los niveles de beneficio y elegibilidad, y mejorará la integridad del programa. Se espera que esta propuesta genere un ahorro neto de $1 millón por año a partir del año fiscal 2008.

Por último, la solicitud presupuestaria refleja nuestro compromiso continuo en dos áreas importantes. En primer lugar, el pedido del Presidente incluye una propuesta para excluir los pagos militares especiales que reciben los miembros de las fuerzas armadas emplazados en zonas de combate al momento de determinar la elegibilidad para el Programa de Cupones para Alimentos y los importes de los beneficios para sus familias. Esta propuesta ha sido prevista en la ley de asignaciones de años anteriores, y se la solicita nuevamente. En segundo lugar, la Administración sigue comprometida en trabajar con el Congreso para cambiar el nombre del programa. El pedido del Presidente continúa con el proceso que comenzó en el año 2006 para recabar información relacionada con la modificación del nombre propuesto sometido a consideración del Congreso.

Programas de Nutrición para Niños

Se solicita un aumento de base de $685 millones para financiar, en su totalidad, los Programas de Nutrición para Niños, incluyendo nuestros tres programas más importantes: el Programa Nacional de Almuerzos Escolares, el Programa de Desayunos Escolares, y el Programa de Atención Alimenticia para Niños y Adultos. Este aumento financiará el continuo crecimiento de los servicios de comidas de estos programas con más de 9 mil millones de comidas apetitosas y nutritivas brindadas a todos nuestros niños en las escuelas y en muchos entornos de cuidado infantil. Desde el año fiscal 2000, la participación diaria promedio en el Programa Nacional de Almuerzos Escolares aumentó de 27.2 millones a un estimado de 30.9 millones en el año fiscal 2007. En el Programa de Desayunos Escolares, se atenderá diariamente a 10.3 millones de niños en el año fiscal 2007, en comparación con los 7.8 millones del año fiscal 2000.

Si este aumento no resultara ser suficiente para cubrir la totalidad de los costos del programa, la solicitud presupuestaria propone un aumento adicional de $300 millones para financiar, por primera vez, las reservas para contingencias de los Programas de Nutrición para Niños. Estas reservas servirán para garantizar el acceso de todos los niños a estos servicios esenciales y para asegurar la disponibilidad de los fondos para cumplir con nuestras obligaciones para con nuestros socios estatales y locales en la administración de los Programas de Nutrición para Niños.

Mejorar la nutrición de los niños y despertar su conciencia en cuanto a la función que desempeña la elección de una alimentación saludable y la actividad física para promover el bienestar general, son las metas principales de estos programas. El Servicio de Alimentación y Nutrición está revisando la nueva Guía Alimentaria, así como las Ingestas Alimentarias de Referencia, y está trabajando para incorporar sus recomendaciones en nuestros estándares de nutrientes y en modelos de comidas. Los recursos adicionales solicitados bajo la Administración del Programa de Nutrición para la Educación de la Nutrición del Programa Cruzado nos ayudarán a incorporar los enfoques familiares sobre la educación de la nutrición en los Programas de Nutrición para Niños y a impulsar esos mensajes y los materiales para mejorar la educación nutricional y promover la elección de la comida sana y la actividad física en todos los programas de asistencia alimentaria. También proseguimos con nuestros esfuerzos para promover conductas sanas mediante el apoyo para la implementación de programas de bienestar local basados en las escuelas, necesarios para la Ley de Reautorización del WIC y Nutrición Infantil de 2004.

WIC

En el año fiscal 2007, la solicitud presupuestaria del Presidente de $5.2 mil millones espera proveer servicios esenciales a una participación promedio mensual de 8.2 millones de mujeres, bebés y niños a través del Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños (WIC, por sus siglas en inglés). Mientras que esta solicitud representa una pequeña disminución del nivel sancionado para el año fiscal 2006, en combinación con los recursos disponibles del año anterior, se avalará un leve aumento en comparación con los niveles de participación previstos para el año fiscal 2006. La reserva para contingencias de $125 millones asignada para el año fiscal 2003 y reestablecida en el año fiscal 2005 continúa estando disponible para el programa si el nivel de participación o los costos de los alimentos excediesen nuestras proyecciones. No anticipamos actualmente la necesidad de acceder a la reserva para contingencias en el año fiscal 2006 ni en el año fiscal 2007.

En todos los programas federales de asistencia nutricional, la Administración se compromete a asegurar que los beneficios estén orientados a aquéllos que más los necesitan. Los solicitantes de WIC pueden actualmente cumplir con los requisitos de elegibilidad para recibir los beneficios automáticamente (de forma asociada) en base a su participación en otros programas de medios comprobados como el Programa de Cupones para Alimentos y Medicaid. Sin embargo, en algunos estados, las personas con ingresos superiores a los establecidos para participar en el programa WIC resultan elegibles para Medicaid. La solicitud presupuestaria incluye una propuesta para limitar la elegibilidad automática (asociada) basada en la participación en Medicaid de aquellas personas cuyos ingresos sean inferiores al 250 por ciento de los niveles federales de pobreza.

El presupuesto también refleja el doble compromiso de la Administración tanto de financiar el Programa WIC como de controlar el aumento discrecional del gasto. Estamos abocados a trabajar con nuestros socios estatales para administrar los costos del programa para garantizar el futuro acceso a este programa esencial de todos quienes sean elegibles y busquen acceder a sus servicios. El presupuesto del Presidente comprende una propuesta doble que nos va permitir reducir el gasto federal en la Administración y Servicios de Nutrición (NSA, por su sigla en inglés) con la participación de los estados. WIC es actualmente uno de los pocos programas federales que no requieren fondos de contrapartida para los fondos de la administración. En el presupuesto del Presidente se propone una proporción estatal del 20 por ciento en proporción con los fondos NSA que entraría en vigencia en el año fiscal 2008. La demora de un año en la implementación resulta esencial a fin de que los estados puedan incorporar este nuevo requisito en sus planes impositivos. Como medida de transición, estamos renovando nuestra propuesta para poner tope al nivel de financiación de NSA en un 25 por ciento del nivel total de subsidios a los estados en el año fiscal 2007. También continuaremos nuestra exitosa alianza con los estados con el propósito de contener el crecimiento del costo del paquete alimentario compartiendo las mejores prácticas y brindando asistencia técnica en la implementación de estrategias de contención de costos de los alimentos.

Programa Suplementario de Productos Básicos (CSFP, por sus siglas en inglés)

La solicitud presupuestaria del Presidente para el año fiscal 2007 no financia el CSFP. Enfrentamos desafíos y decisiones difíciles con relación a los recursos presupuestarios discrecionales y hemos optado por no solicitar financiación para este programa por diversas razones. En primer lugar, el CSFP no está disponible en todos los estados. Actualmente opera en áreas limitadas de 32 estados, dos reservaciones indígenas y en el Distrito de Columbia. En segundo lugar, sus beneficios, en gran medida, se sobreponen con aquellos disponibles a través de otros programas de asistencia nutricional. Por último, creemos que nuestros recursos limitados están mejor enfocados en aquellos programas que están universalmente disponibles para atender a estos grupos necesitados. La prioridad de la Administración es asegurar la integridad continuada de la red de seguridad nacional de asistencia alimentaria, incluyendo el Programa de Cupones para Alimentos y WIC. No obstante, queremos expresar nuestro reconocimiento a nuestros socios CSFP a nivel estatal y local que han trabajado por cuenta de este programa.

USDA trabajará en estrecha colaboración con las agencias CSFP estatales para asegurar que cualquier efecto negativo sobre los participantes del programa sea minimizado y que sean transferidos lo más rápidamente posible a otros programas de asistencia alimentaria para el cual sean elegibles. La solicitud de presupuesto incluye fondos para mantener la transición de los participantes de CSFP a los programas FNS de asistencia alimentaria disponibles a nivel nacional, tales como WIC y FSP. La solicitud de presupuesto requiere $2 millones para brindar alcance y ayudar a las personas a inscribirse en el Programa de Cupones para Alimentos. Los participantes ancianos que todavía no estén recibiendo los beneficios de los cupones para alimentos serán elegibles para recibir un beneficio transitorio por valor de $20 por mes que concluye al finalizar el primer mes posterior a su inscripción en el Programa de Cupones para Alimentos según las normas habituales del programa, o a los 6 meses, lo que ocurra primero. Las mujeres, bebés y niños participantes en el programa CSFP que cumplan con los requisitos para acceder a los beneficios del programa WIC, serán derivados a este programa. Los productos básicos obtenidos de los programas de apoyo agrícola serán redistribuidos para su uso en otros programas de asistencia alimentaria, tales como TEFAP.

Programa de Emergencia para la Asistencia Alimenticia (TEFAP, por sus siglas en inglés)

El TEFAP cumple una función fundamental de apoyo a los bancos de alimentos de la Nación. Este apoyo se presta tanto en forma de productos básicos para distribución como de financiamiento administrativo para cubrir los costos estatales de almacenamiento y distribución de los productos básicos. Gran cantidad de este financiamiento fluye de los estados hacia organizaciones religiosas, que son las piedras angulares de la comunidad de los bancos de alimentos. El presupuesto del Presidente solicita el máximo nivel autorizado de $140 millones para financiar la compra de productos básicos para TEFAP. Los recursos alimenticios adicionales están disponibles a través de la donación de excedentes de productos básicos de las actividades de apoyo al mercado del USDA. Los costos administrativos estatales y locales, que respaldan la comunidad de bancos de alimentos, se financian con $49.5 millones en el pedido del Presidente.

Administración de los Programas de Nutrición

Solicitamos $160.4 millones para nuestra cuenta de Administración de Programas de Nutrición, lo que refleja un aumento de $18.6 millones en nuestra financiación administrativa Federal. Esta cuenta financia la administración y la supervisión federal de una cartera de recursos del programa que asciende a $57 mil millones, casi un 60 por ciento del presupuesto del USDA.

Un componente esencial de la solicitud de este año corresponde a un aumento de $4 millones para avalar iniciativas adicionales del programa en cuanto a su integridad y responsabilidad en el Programa de Cupones para Alimentos. Estos recursos financiarían hasta 40 empleados adicionales dedicados a seguir con nuestro firme récord de resultados mejorando la precisión de los pagos y nuestra capacidad de brindar supervisión y asistencia técnica a nuestros socios estatales. Si bien estoy muy orgulloso de nuestros éxitos en la integridad del programa, mantener esos triunfos y lograr un mayor perfeccionamiento en la precisión de los pagos es un desafío desalentador. Esta solicitud representa una pequeña inversión que pagará grandes dividendos de nuestros continuos esfuerzos para asegurar que obtenemos los beneficios justos para la gente más indicada.

El presupuesto también solicita un aumento de $2 millones para financiar los esfuerzos del Centro para Políticas y Promoción de la Nutrición. Estos recursos continuarán con el trabajo del Centro en MiPirámide y financiarán hasta 4 años del equipo de trabajo que participa en esta iniciativa.

Además, se incluyen en el pedido del Presidente $6 millones para financiar las actividades importantes de análisis y evaluación del programa, que examinan las cuestiones y vías de integridad del programa a fin de mejorar la prestación de beneficios y servicios del Programa de Cupones para Alimentos.

Otros aumentos incluidos en la solicitud presupuestaria incluyen: $3 millones para las iniciativas de Educación Nutricional de Programas Cruzados, $3.5 millones para financiar la participación del programa FNCS en la iniciativa OMB a nivel gubernamental para modernizar y lograr una mejor integración de los sistemas de administración financiera, y $2.8 millones para financiar los aumentos de costos de pagos base.

Los aumentos solicitados dentro de este presupuesto son esenciales para garantizar que el FNCS pueda continuar llevando a cabo con éxito la gestión de su programa básico, los deberes de supervisión y de administración fiscal. Comprendemos las difíciles circunstancias presupuestarias que el Gobierno Federal ahora encara y mantiene, y hemos sido partícipes de las duras elecciones que deben hacerse. No obstante, es esencial que el FNCS enfrente el serio desafío planteado por el efecto acumulado durante más de una década de reducciones de personal y la pérdida de aptitudes y experiencia críticas inherentes al retiro inminente de cerca del 30 por ciento de su personal durante los próximos cinco años.

He iniciado ese proceso mejorando la administración de los procesos de planificación de capital humano, reforzando los servicios ofrecidos a los empleados e implementando programas diseñados para mejorar la eficiencia, diversidad y competencia de la población activa. Con sólo aumentos nominales para la administración básica de los programas durante la mayoría de los años, el FNCS ha reducido su nivel de empleados federales de manera significativa. Hemos compensado estos cambios al trabajar de manera más inteligente mediante la reevaluación de nuestros procesos, la creación de sólidas alianzas con entidades estatales y locales que administran nuestros programas y el aprovechamiento de las innovaciones tecnológicas. Estamos sumamente orgullosos de lo que hemos logrado y continuaremos buscando nuevas formas de enfrentar los desafíos que se nos presentan. No obstante, nuestra capacidad para continuar enfrentando debidamente estos desafíos se verá afectada si los niveles de dotación de personal siguen disminuyendo.

Señor Presidente, aprecio la oportunidad para presentarle este presupuesto y lo que significa para los millones de norteamericanos que cuentan con nosotros para la asistencia alimentaria. Me complacerá responder cualquier pregunta que tengan.


 

Regresar Arriba