Servicio de Alimentos y Nutricion
InicioQuienes SomosNoticiasAyudaContactenosIngles

 

 


  

Busque en todo USDA
Consejos de Busqueda
Temas

Alcance Comunitario
Datos y Estadisticas
Administracion Financiera
Formularios
Seguridad de Alimentos
Becas - Asignaciones
Educacion de Nutricion
Reglamentos y Politicas
Investigaciones
Programas y Servicios

 
  Noticias
 
 

DEPARTAMENTO DE AGRICULTURA DE LOS ESTADOS UNIDOS
Servicio de Alimentos y Nutrición

Declaración de Eric M. Bost, Subsecretario para
Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor
ante el Subcomité de Agricultura, Desarrollo Rural,
Administración de Drogas y Alimentos y Agencias Relacionadas

24 de marzo de 2004


Gracias, Sr. Presidente y miembros del Subcomité por darme esta oportunidad de presentar la solicitud presupuestaria de la Administración para el año fiscal 2005 para la División de Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor (FNCS, por sus siglas en inglés).

Pero antes, con su permiso, me gustaría presentarles a los integrantes de mi equipo de liderazgo de FNCS que me acompañan esta mañana. Me complace presentarles a la más reciente integrante del equipo FNCS, la Subsecretaria Adjunta Kate Coler. La Srta. Coler sirvió con distinción previamente como Administradora Adjunta del Programa de Cupones para Alimentos del Servicio de Alimentos y Nutrición, y comparece ante el Subcomité por primera vez. También me acompaña Roberto Salazar, el Administrador del Servicio de Alimentos y Nutrición y el Dr. Eric Hentges, Director Ejecutivo del Centro de Políticas y Promoción de la Nutrición (CNPP, por sus siglas en inglés).

Durante los tres años que llevo como Subsecretario de Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor, he concentrado mi atención y mi energía en lidiar con tres desafíos centrales que enfrentan los programas federales de asistencia nutricional: ampliar el acceso a los programas de manera que todas las personas elegibles puedan tomar decisiones basadas en la buena información sobre si deben participar; abordar la epidemia de obesidad que amenaza la vida de algunos norteamericanos, y conjuntamente la de nuestra economía y sistema de cuidado médico; y mejorar la integridad de la administración de nuestros programas, a todos los niveles, de manera que seamos los mejores administradores posibles de los recursos públicos que nos han encomendado.

Primero permítanme repasar brevemente algunas metas clave logradas durante los últimos tres años:

  • Estamos atendiendo a un número sustancialmente más alto de participantes en cada uno de nuestros programas principales. 5.8 millones más personas en el programa de cupones para alimentos, 1.6 millones más niños reciben almuerzos escolares gratuitos o a precios reducidos, más de otros 1.4 millones participan en el programa de desayunos escolares y más de 400,000 mujeres, bebés y niños adicionales en el programa WIC cada mes desde enero de 2001.

  • Pusimos en práctica exitosamente las disposiciones de la Ley Agrícola de 2002 que cumplieron con las metas de la Administración de simplificar las políticas, mejorar el acceso y garantizar la integridad del programa, incluyendo pasos importantes para restablecer los beneficios a inmigrantes legales e incrementar la flexibilidad de los estados.

  • Ampliamos el sistema de transferencia electrónica de beneficios (EBT, por sus siglas en inglés) a los 50 estados, el Distrito de Columbia, Puerto Rico y las Islas Vírgenes. Actualmente, más de 95 por ciento de todos los beneficios de cupones para alimentos se entregan por EBT.

  • Hemos visto una reducción de los errores de pago de cupones para alimentos por cuatro años consecutivos, alcanzando el nivel más bajo - 8.26 por ciento - en el 2002.

  • Hemos reducido el tráfico ilegal de cupones para alimentos a menos de 2.5 centavos por cada dólar de beneficios emitidos, lo que representa una reducción de un tercio desde 1996-98.

  • A través de la iniciativa HealthierUS del Presidente, hemos hecho la promoción de estilos de vida saludables nuestra más alta prioridad. Estamos colaborando con socios de los segmentos público y privado, como la Asociación Nacional de 5 a 9 al Día, para aumentar el consumo de frutas y verduras y hemos preparado un kit escolar que se publicará pronto titulado “Frutas y Verduras a Granel: Ayudando a los Niños a Comer Más”. También estamos ampliando los esfuerzos basados en las escuelas para fomentar la alimentación saludable y un entorno nutricional sano en las escuelas a través de asistencia técnica, materiales de capacitación y educación de nutrición que ayudan a las escuelas a evaluar y mejorar el entorno nutricional en las escuelas, incluyendo mejoras a las comidas escolares y a las políticas generales relacionadas con los alimentos.

  • Nos hemos enfocado en fomentar un peso sano para los niños y adultos en todos los programas, mediante la campaña “Eat Smart. Play Hard.™” y dentro de los programas a través del Equipo de Nutrición, los proyectos de prevención de la obesidad Fit WIC, y esfuerzos de mejoras a la educación de nutrición del Programa de Cupones para Alimentos.

  • Estamos colaborando con el Departamento de Salud y Servicios Humanos para actualizar las Pautas Alimenticias para los Norteamericanos, y estamos revisando la Pirámide Alimenticia para garantizar que ambos reflejen la ciencia más completa y actualizada para proveer información de nutrición clara y útil a los consumidores norteamericanos.

  • Por quinto año consecutivo, logramos resultados financieros balanceados para FNS, en apoyo de la iniciativa del programa de la agenda de administración del Presidente para mejorar la administración financiera en todo el gobierno.

Estoy orgulloso de estos logros, y del arduo trabajo por parte de los empleados del USDA, del congreso y de nuestros socios de programas estatales y locales que ello representa. Pero queda mucho trabajo importante por realizar. Ahora, me gustaría repasar la solicitud de presupuesto y las mejoras de desempeño así como los resultados para cuyo apoyo fue diseñada.

El presupuesto del Presidente para el año fiscal 2005 solicita $50.1 mil millones en autoridad presupuestaria para continuar este crítico trabajo. Esta solicitud récord refleja el compromiso permanente de la Administración con proteger a nuestros niños y las unidades familiares de bajos ingresos contra el hambre y los riesgos de salud relacionados con la mala nutrición y la falta de actividad física a través de la red de seguridad nutricional del país. Los propósitos a los que dedicaremos este sustancial compromiso público están claros: primero, buscamos mejorar la consciencia del público sobre nuestros programas y la facilidad de acceso para todas las personas elegibles y, segundo, tanto a través de los programas federales de asistencia nutricional como del Centro de Políticas y Promoción de la Nutrición (CNPP, por sus siglas en inglés), continuaremos poniendo de nuestra parte para abordar la amenaza de salud pública cada vez más grande que presentan el sobrepeso y la obesidad para todos los norteamericanos. Finalmente, nos esmeraremos por mejorar la eficacia y la precisión de entrega de estos programas.

Para garantizar acceso a los programas

Esta Administración ha demostrado un compromiso a largo plazo con los programas federales de asistencia nutricional y con los norteamericanos a quienes prestan ayuda. La expresión más fundamental de este compromiso es garantizar que se provean recursos suficientes para estos programas, de manera que todas las personas elegibles y necesitadas tengan acceso rápido a estos beneficios críticos. Les entregamos un presupuesto que financia niveles anticipados de participación en los programas, al mismo tiempo que reconocemos las dificultades inherentes de hacer tales proyecciones.

Para el Programa de Cupones para Alimentos, el presupuesto continúa la reserva para contingencias de $3 mil millones asignada en el año fiscal 2004, pero también ofrece como alternativa una propuesta de autoridad presupuestaria indefinida para los beneficios del programa. Esta autoridad sería una manera eficaz de garantizar que los beneficios se financien aunque cambien las circunstancias económicas; una meta que todos compartimos. En el programa WIC, la reserva para contingencias de $125 millones asignada el año fiscal 2003 continúa estando disponible para el programa si el nivel de participación o los costos de los alimentos exceden los niveles anticipados en el presupuesto. Si no es suficiente, nos comprometemos a colaborar con ustedes para garantizar que el programa WIC esté debidamente financiado.

No obstante, financiar el programa adecuadamente no es suficiente para garantizar acceso a los servicios del programa para las personas que los necesitan. La estructura del programa y los métodos de entrega deben estar diseñados de tal manera que no creen los tipos de obstáculos de participación en los programas que pueden resultar en bajos niveles de utilización. A medida que procedemos con la reautorización de los Programas de Nutrición para Niños y WIC, mejorar la entrega de los programas y garantizar el acceso a personas elegibles que deseen participar seguirán siendo principios fundamentales.

Para abordar el sobrepeso y la obesidad

La mala dieta y los estilos de vida sedentarios están causando un grave impacto en la salud y el bienestar de todos los norteamericanos. La obesidad y el sobrepeso se reconocen ampliamente como una crisis de salud pública. Los costos de estas condiciones son enormes -- reducción de la productividad y un aumento de los costos de cuidado médico estimado en más de $123 mil millones y, lo más triste del caso, las muertes prematuras innecesarias de más de 300,000 norteamericanos anualmente. Los programas federales de asistencia nutricional pueden jugar un papel crítico para combatir esta epidemia fomentando mejores dietas a través de la educación y promoción de la nutrición. Estos servicios de los programas, junto con el trabajo del Centro de Políticas y Promoción de la Nutrición, son parte integral de la iniciativa HealthierUS del Presidente; y el presupuesto refleja nuestro compromiso continuo con este esfuerzo. Incluye $5 millones para proyectos de demostración ya en marcha para explorar maneras nuevas en las que el programa WIC puede reducir y evitar un peso no saludable entre nuestros hijos. También solicitamos $2.5 millones para expandir nuestra muy exitosa campaña “Eat Smart. Play Hard.™” y para elaborar un método de educación de nutrición integrado y orientado a las familias que cubre todos los programas federales de nutrición y que complementa los esfuerzos en las escuelas y otros entornos del programa para animar la buena alimentación y la actividad física.

Nuestra solicitud también financia el Centro de Políticas y Promoción de la Nutrición de FNCS que trabaja con el Departamento de Salud y Servicios Humanos y con otras agencias para promover la buena nutrición de todos los segmentos de la población. El presupuesto incluye recursos críticos para el desarrollo y la promoción de la actualización de las Pautas Alimenticias para los Norteamericanos de 2005 y la revisión del sistema de guía de alimentación, que proveen herramientas esenciales para comunicar las Pautas de maneras que motiven a los norteamericanos a mejorar sus comportamientos relacionados con la alimentación y la actividad física. El financiamiento solicitado para CNPP nos permitirá sacarle el mayor provecho a las inversiones que ya hemos realizado mediante una nueva oportunidad de fortalecer la consciencia pública sobre los mensajes básicos de nutrición mediante un sistema de guía de alimentación mejorado que se dirigirá a las necesidades individuales.

Mejoras a la integridad y la entrega del programa

Con esta solicitud presupuestaria pedimos que el país nos confíe más de $50 mil millones en recursos públicos. Estamos muy conscientes de la inmensa responsabilidad que esto representa. Para mantener la confianza del público, tenemos que demostrar nuestro compromiso continuo con la buena administración de los recursos a nuestro cargo, como parte esencial de nuestra misión de ayudar a las personas vulnerables a las que estos programas prestan servicios.

Éste no es un compromiso nuevo. Como indiqué anteriormente, en el Año Fiscal 2002, el año más reciente para el cual tenemos datos a la mano, el Programa de Cupones para Alimentos logró una tasa récord de exactitud de pagos de 91.74 por ciento. También hemos estado trabajando para elaborar estrategias para mejorar la precisión de las determinaciones de elegibilidad en nuestros programas de comidas escolares - lo que es una preocupación que comparten todos aquellos a quienes les importan estos programas. El presupuesto incluye recursos en dólares y años de empleo, lo que nos permitirá continuar colaborando estrechamente con nuestros socios estatales y locales en ambas iniciativas esenciales de integridad - continuando tanto nuestros éxitos en el Programa de Cupones para Alimentos como la intensificación de nuestros esfuerzos relacionados con las comidas escolares.

En el programa WIC, solicitamos $20 millones para continuar nuestra iniciativa de asistir a los estados con la modernización de sus infraestructuras de tecnología de informática. Estos sistemas son los apuntalamientos esenciales para mejorar la administración de los programas, la integridad de los mismos y, el aspecto más importante, las entregas que deben realizar dichos programas. La Administración ha colaborado muy de cerca con la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB, por sus siglas en inglés) y con la comunidad del programa WIC para elaborar una estrategia de adquisición que, por último, producirá una serie de sistemas centrales de WIC. Los estados que están actualizando sus sistemas WIC podrán elegir uno de estos sistemas centrales modelo como punto de partida para su propia puesta en práctica, reduciendo así sus costos.

Durante el resto de mis comentarios, me gustaría señalar unos cuantos asuntos clave.

Programa de Cupones para Alimentos

El presupuesto del Presidente para el año fiscal 2005 anticipa prestar servicios a un promedio de 24.9 millones de personas al mes, lo que representa un aumento de 1.2 millones por encima de nuestras proyecciones para el año fiscal en curso. Nuestra solicitud de $33.6 mil millones apoya este nivel de servicio. Además, el presupuesto continúa la reserva para contingencias de $3 mil millones asignada en el año fiscal 2004. Mientras que el presupuesto del Presidente anticipa que la economía nacional continuará mejorando, tradicionalmente, la participación en el Programa de Cupones para Alimentos seguirá aumentando por algún tiempo aunque siga mejorando el nivel total de empleo. Además, hemos hecho un esfuerzo concreto durante los últimos tres años para aumentar la consciencia de los beneficios de participar en el programa y para animar a las personas elegibles, especialmente a las familias que trabajan, a los ancianos y a los inmigrantes legales a que presenten sus solicitudes. La tasa de participación entre las personas elegibles para participar aumentó por dos años consecutivos, al cabo de cinco año de bajas, alcanzando 62 por ciento en septiembre de 2001. Sin embargo, todavía hay muchas personas elegibles que podrían participar pero no lo hacen. Hemos promovido de manera agresiva el mensaje “Cupones para Alimentos: Nuestra Salud, Nuestra Fuerza” en el sentido de que el programa lleva alimentos sanos a las mesas de familias de bajos ingresos y tiene un efecto positivo en las economías locales. Acabamos de iniciar una campaña en los medios de difusión para diseminar este mensaje y para alcanzar a las personas que son elegibles pero no participan. También prestamos atención particular a los inmigrantes legales cuya elegibilidad fue restablecida por la Ley Agrícola, transmitiendo mensajes por estaciones de radio hispanas en todo el país.

Estos factores hacen que éste sea un período particularmente difícil para pronosticar la participación y los costos del programa. Para garantizar que los recursos disponibles para el programa sean los adecuados, y como alternativa a la reserva tradicional para contingencias, hemos propuesto que los estados y otros organismos no federales tengan autoridad indefinida sobre los beneficios y pagos del programa.

Programas de Nutrición para Niños

En el año fiscal 2005, el presupuesto del Presidente solicita $11.4 mil millones para financiar el servicio de comidas apetitosas y nutritivas a niños en escuelas públicas y privadas, y en instalaciones de cuidado de niños a través de los Programas de Nutrición para Niños. En el Programa Nacional de Almuerzos Escolares anticipamos prestar servicios a más de 29 millones de niños al día durante el año fiscal 2005. De manera similar, el Programa de Desayunos Escolares prestará servicios a aproximadamente 9 millones de niños cada día escolar. La solicitud de autoridad presupuestaria presenta una pequeña reducción de los niveles asignados en el año fiscal 2004. Esto se debe a que, hasta el momento, la tasa de crecimiento del programa en el año fiscal 2004 ha sido ligeramente menor de lo anticipado. Como resultado, los recursos que se anticipa traspasar, en combinación con la solicitud presupuestaria, financiarán completamente el nivel anticipado de actividad del programa.

Varios componentes de los Programas de Nutrición para Niños caducan a fines de marzo. Instamos al Congreso a actuar rápidamente para extender estas disposiciones antes de que caduquen, para garantizar que todos los aspectos de los Programas de Nutrición para Niños continúen operando sin interrupciones. También deseamos colaborar con el Congreso para reautorizar y mejorar la gama completa de programas de Nutrición para Niños, de conformidad con los principios delineados el año pasado. Estos principios incluyen garantizar que todos los niños elegibles tengan acceso a los beneficios de los programas, así como la simplificación de la administración de los programas para minimizar las cargas, apoyar entornos escolares saludables y fortalecer la integridad del programa.

La reautorización provee una oportunidad de tratar nuestra preocupación continua de que las certificaciones de niños para recibir alimentos gratuitos y a precios reducidos no se están realizando de manera tan precisa como podrían. Las certificaciones correctas son una prioridad para garantizar que los fondos para comidas escolares vayan a quienes más los necesiten y que los muchos otros recursos federales, estatales y locales que utilizan esta misma información estén debidamente enfocados también.

En resumen, estamos comprometidos a trabajar con el Congreso para reautorizar los Programas de Nutrición para Niños y reinvertir cualquier ahorro logrado en este proceso de vuelta en esos importantes programas para mejorarlos.

WIC

En el año fiscal 2005, la solicitud presupuestaria del Presidente de $4.79 mil millones anticipa proveer apoyo esencial a un promedio mensual de 7.86 millones de mujeres, bebés y niños a través del Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños (WIC, por sus siglas en inglés). Éste es un aumento de 60,000 participantes al mes por encima del nivel de participación anticipado para el año fiscal 2004. Además, la reserva para contingencias de $125 millones asignada el año fiscal 2003 continúa estando disponible para el programa si el nivel de participación o los costos de los alimentos exceden nuestras proyecciones. La Administración permanece firme en su apoyo del programa WIC y se compromete a colaborar con el Congreso para garantizar que se financie debidamente. Finalmente, la solicitud incluye $20 millones para continuar nuestra iniciativa de asesoramiento por pares, diseñada para mejorar las tasas de comienzo y duración del amamantamiento entre participantes del programa WIC.

Programa de Asistencia Alimenticia de Emergencia (TEFAP)

A través de TEFAP, USDA juega un papel de apoyo crítico a las alacenas de beneficencia del país. Este apoyo se presta tanto en forma tanto de productos básicos para distribución, como de financiamiento administrativo para cubrir los costos estatales de almacenaje y distribución de los productos básicos. Gran cantidad de este financiamiento fluye de los estados hacia organizaciones religiosas, las cuales son las piedras angulares de la industria de alacenas de beneficencia. El presupuesto del Presidente solicita el nivel de autorización completo de $140 millones para financiar la compra de productos básicos para TEFAP. Recursos alimenticios adicionales están disponibles a través de la donación de excedentes de productos básicos de las actividades de apoyo al mercado de USDA. En años recientes, estos donativos han aumentado en casi un 300 por ciento la cantidad total de apoyo federal con productos básicos suministrados a las alacenas de beneficencia del país. Los costos administrativos de los estados, una forma crítica de apoyo a la industria de alacenas de beneficencia, se financian con $50 millones en la solicitud del Presidente.

Administración de Programas de Nutrición

Solicitamos $152 millones para nuestra cuenta de Administración de Programas de Nutrición, lo que incluye un aumento de $14.7 millones en nuestro presupuesto administrativo. Este aumento apoya las actividades de integridad de los Programas de Nutrición para Niños y Cupones para Alimentos antes mencionadas, así como un número de iniciativas relacionadas con guías de nutrición bajo el Centro de Políticas y Promoción de la Nutrición. Estos recursos son absolutamente críticos para nuestra capacidad de ejecutar exitosamente la misión de la división de Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor. Nuestra solicitud total para recursos federales administrativos, incluyendo esas actividades financiadas directamente de las cuentas de los programas, representa únicamente aproximadamente 0.39 por ciento de los recursos de los programas de los que estamos a cargo. Creo que necesitamos este pequeño aumento de financiamiento para poder mantener la responsabilidad por nuestra cartera de $50 mil millones y para ayudar a nuestros socios estatales y locales a administrar eficazmente los programas.

Sr. Presidente, aprecio la oportunidad de compartirles mis ideas y me agradaría responder a cualesquiera preguntas que puedan tener.
 




Regresar Arriba