Servicio de Alimentos y Nutricion
InicioQuienes SomosNoticiasAyudaContactenosIngles

 

 


  

Busque en todo USDA
Consejos de Busqueda
Temas

Alcance Comunitario
Datos y Estadisticas
Administracion Financiera
Formularios
Seguridad de Alimentos
Becas - Asignaciones
Educacion de Nutricion
Reglamentos y Politicas
Investigaciones
Programas y Servicios

 
  Noticias
 
 

UNITED STATES DEPARTMENT OF AGRICULTURE
Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor

Declaración de Eric M. Bost, Subsecretario para
Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor
Ante el Subcomité de Agricultura, Desarrollo Rural,
Administración de Drogas y Alimentos, y Agencias Relacionadas
10 de marzo de 2005


Gracias Sr. Presidente y miembros del subcomité por darme esta oportunidad de presentar el pedido de presupuesto de la Administración para el ejercicio 2006 para la División de Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor (FNCS, por sus siglas en inglés) del USDA.

Me gustaría comenzar mi exposición con la presentación de los integrantes de mi equipo de liderazgo de FNCS que me acompañan esta mañana en esta mesa. Están conmigo Kate Coler, Subsecretaria Adjunta de Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor; Roberto Salazar, Administrador del Servicio de Alimentos y Nutrición (FNS, por sus siglas en inglés); el Dr. Eric Hentges, Director Ejecutivo del Centro para Políticas y Promoción de la Nutrición (CNPP, por sus siglas en inglés); y Dennis Kaplan, Subdirectora de Presupuesto de la Oficina de la Oficina de Presupuesto y Análisis de Programas (OPBA, por sus siglas en inglés) del USDA.

Hoy estoy aquí para tratar con ustedes el pedido de presupuesto del Presidente que muestra el compromiso irrenunciable de la Administración con los 15 programas de asistencia nutricional de nuestra Nación, programas que aseguran una red de seguridad de nutrición para los niños, los ancianos y las unidades familiares de bajos recursos de nuestra Nación. Estoy orgulloso de nuestros logros y de trabajar para el Presidente, quien brinda apoyo claro y continuo a estos programas que protegen a nuestros niños, ancianos y unidades familiares de bajos recursos contra el hambre, que mejoran su ingesta nutricional y que los ayudan a evitar riesgos de salud asociados con una nutrición pobre y la falta de ejercicio físico.

La administración de estos programas siempre ha estado regida por tres principios:

1) promover el acceso a los programas y su conocimiento para que las personas que cumplan con los requisitos puedan tomar decisiones informadas con dignidad y respeto sobre su participación en el programa;

2) tratar la creciente epidemia de obesidad, con las fuertes implicancias que tiene sobre la calidad de vida individual y los costos de atención médica nacional; y

3) mejorar la integridad con la que se administran nuestros programas. Para que estos programas tengan éxito, nuestra administración responsable de los recursos públicos necesita inspirar la seguridad y confianza del pueblo norteamericano.


El presupuesto del Presidente para el ejercicio 2006 registra un nivel récord de $59 billones de dólares en nuevas facultades presupuestarias para administrar estos programas vitales. Continuaremos con nuestros esfuerzos para que el público tenga un mejor conocimiento de nuestros programas y para simplificar nuestros procesos administrativos cuando sea posible. Al hacerlo, podemos asegurar de mejor manera que todas las personas que cumplan con los requisitos tengan acceso abierto e informado a los programas de asistencia nutricional. Muchas personas potencialmente elegibles no aprovechan los beneficios y la asistencia de nuestros programas. Claramente, tenemos que trabajar más para llegar a aquellos que cumplen con los requisitos para participar en nuestros programas.

Nuestros 15 programas brindan asistencia nutricional, incluido acceso a alimentos saludables y a educación y promoción nutricional, para apoyar y alentar un estilo de vida saludable. Con esta misión nutricional en mente, y la concentración del Centro para Políticas y Promoción de la Nutrición (CNPP) en brindar un Sistema de Guía de Alimentos que sea la base de una promoción nutricional para los programas de asistencia nutricional y toda la población, tenemos una función crítica en la respuesta Federal integrada a las crecientes amenazas a la salud pública que presentan el sobrepeso y la obesidad.

Finalmente, nos esmeraremos por mejorar la eficacia y la precisión en la aplicación de nuestros programas. En el ejercicio 2003, el año más reciente sobre el que existen datos disponibles, alcanzamos nuevamente una tasa de precisión récord para el pago de Cupones para Alimentos, con una tasa de error de pagos combinada de sólo un 6.64%. Este es el quinto año consecutivo de mejoras, la tasa de error se redujo en más de 4 puntos porcentuales convirtiéndose en la tasa más baja de la historia del programa. Mantendremos nuestros esfuerzos con los socios Estatales para continuar mejorando la tasa de error de pagos. Si bien estoy seguro de que el año entrante traerá más buenas noticias sobre la administración del Programa de Cupones para Alimentos, nos preocupa que las disposiciones del Proyecto de Ley de Granjeros (Farm Bill) que establece sanciones e incentivos puedan reducir la intención de los Estados de mantener este avance. También continuaremos con nuestros esfuerzos para tratar la cuestión de la debida certificación de los programas de alimentos escolares de un modo que mejore la exactitud de este proceso sin imponer barreras a la participación de los niños elegibles. También iniciaremos un nuevo trabajo analítico en este pedido de presupuesto para evaluar de mejor forma la exactitud de la determinación de elegibilidad en el Programa de Atención Alimenticia para Niños y Adultos.

El arduo trabajo del personal del USDA, del Congreso y de nuestros socios Estatales y locales en los programas ha servido para alcanzar muchos logros, pero todavía resta trabajo importante por hacer. Este pedido de presupuesto ofrece un apoyo crítico a ese trabajo. Me gustaría repasar los puntos destacados de la solicitud de presupuesto y las mejoras de desempeño y de resultados que pretende avalar.

Acceso a programas

En su nivel más básico, el acceso garantizado al programa debe comenzar por asegurar que se brinden recursos suficientes a los programas para que todos los que cumplan con los requisitos y tengan necesidades puedan tener acceso rápido a los beneficios. El presupuesto del Presidente para el ejercicio 2006 solicita fondos para garantizar niveles récord de participación en el Programa de Cupones para Alimentos y en el Programa WIC. El fuerte compromiso de la Administración de financiar adecuadamente estos programas críticos reconoce las dificultades existentes para anticipar la demanda futura de servicios del programa y brinda fondos de contingencia en caso de que los costos del programa excedan nuestras estimaciones.

Para el Programa de Cupones para Alimentos, el presupuesto mantiene la reserva para contingencias de $3 billones asignada en el ejercicio 2005, pero también ofrece como alternativa una propuesta de facultad presupuestaria indefinida para los beneficios del programa. Esta facultad sería una forma eficaz de asegurar que los beneficios se financien a medida que cambien las circunstancias económicas. En el programa WIC, la reserva para contingencias asignada en el ejercicio 2005 sería restablecida al nivel de $125 millones y estaría disponible para el programa si la participación o los costos de los alimentos excediesen los niveles anticipados en el presupuesto.

No obstante, para garantizar el acceso a los servicios del programa a las personas que los necesitan, no alcanza sólo con financiar el programa adecuadamente. El diseño de nuestros programas no debe crear barreras que eviten que la gente que cumpla con los requisitos y que necesite el servicio acceda a nuestros programas. Recientemente hemos implementado cambios legislativos a través del Proyecto de Ley de Granjeros que ampliaron la exigibilidad y simplificaron las reglas del programa para mejorar el acceso al Programa de Cupones para Alimentos y hemos trabajado diligentemente para alentar a nuestros socios Estatales a aprovechar las ventajas de las nuevas opciones. Seguimos comprometidos con los principios fundamentales de mejorar la aplicación de los programas y asegurar el acceso de las personas elegibles que desean participar en ellos, al mismo tiempo que seguimos con la implementación de cambios al programa promulgados como parte de la reautorización de los Programas WIC y de Nutrición Infantil del año anterior.

Cómo combatir la epidemia del sobrepeso y la obesidad

Las estadísticas que rodean nuestra epidemia Nacional de sobrepeso y obesidad son sorprendentes. Aproximadamente 365,000 personas mueren por año por razones relacionadas con una dieta pobre y falta de ejercicio físico; una dieta pobre y la falta de ejercicio físico son la segunda causal de muerte prevenible después del tabaco. Cada año la obesidad le cuesta a los norteamericanos $123 billones en costos de atención médica. Alrededor de 60 millones de norteamericanos adultos son obesos; y, si esta tendencia continúa, la cifra se elevará a 69 millones en 2010; un 64% de los adultos de entre 20 y 74 años están excedidos de peso o son obesos.

El sobrepeso, la obesidad y la falta de ejercicio físico son los principales factores de riesgo de enfermedades crónicas como diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer, que afectan la calidad de vida, llevan a una muerte prematura y contribuyen a los costos que acabo de mencionar. La diabetes se ha incrementado un 49% en los últimos 10 años, con una fuerte relación con la obesidad; 18 millones de personas sufren de diabetes y se diagnostica cada vez más en niños y adolescentes; 1 de cada 3 personas nacidas en 2000 sufrirá de diabetes si no se produce un cambio en los hábitos alimenticios actuales. Entre 1971 y 2000 la ingesta diaria de calorías de la mujer aumentó un 22 por ciento, mientras que la ingesta diaria del hombre se incrementó un 7 por ciento. Las tendencias actuales entre los niños también son alarmantes. En los últimos 20 años, se ha duplicado el porcentaje de niños con sobrepeso y se ha más que triplicado el porcentaje de adolescentes con sobrepeso. Si no erradicamos esta tendencia, es posible que esta sea la primera generación de niños que tenga una expectativa de vida menor que la de sus padres.

Los programas Federales de asistencia nutricional tienen una función crítica en el combate de esta epidemia, ya que brindan acceso a alimentos saludables y promueven una mejor salud mediante la educación nutricional y la promoción del ejercicio físico. Los servicios de los programas del FNS junto con el trabajo efectuado por el CNNP para mejorar las dietas de todos los norteamericanos son un componente clave de la iniciativa HealthierUS del Presidente. Creo que el público norteamericano recibe un buen servicio a través de la contribución continua del USDA para tratar los problemas críticos de nutrición y relacionados con la salud que sufrimos actualmente. El CNNP sigue teniendo una función integral en el desarrollo y la promoción de educación nutricional y las pautas alimenticias actualizadas. Las Pautas Alimenticias para los Norteamericanos (Pautas), que publican en forma conjunta el USDA y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés), son la piedra fundacional de la política de nutrición Federal y permiten que el Gobierno Federal hable a través de una única voz. Con la última edición de las Pautas publicada el 12 de enero de 2005, le ofrecemos al publico norteamericano consejos actualizados basados en ciencia que promueven la salud y ayudan a reducir el riesgo de contraer enfermedades crónicas importantes y que también tratan la obesidad a través de dietas y ejercicio físico. Por primera vez los dos Departamentos crearon un folleto para consumidores y lo publicaron junto con las Pautas para ayudar a los consumidores a realizar elecciones inteligentes en cada grupo alimenticio, a encontrar un equilibrio entre la alimentación y el ejercicio físico y a obtener la mejor nutrición de las calorías consumidas.

Si bien las Pautas seguirán siendo una representación de la política nutricional Federal basada en ciencia para el público norteamericano, el USDA está trabajando en un Sistema de Orientación Alimenticia integral que reemplace a la Pirámide Alimenticia, que será útil para los norteamericanos porque traduce los principios de las Pautas y los interpreta en elecciones alimenticias saludables. Este nuevo Sistema de Orientación Alimenticia integral, que está programado que se publique al finalizar la primavera, ofrecerá un marco que el público norteamericano puede utilizar para seleccionar los tipos y cantidades de alimentos que necesita para una dieta con una nutrición adecuada. Con la publicación y la promoción tanto de las Pautas como del Sistema de Orientación Alimenticia del USDA, creo que el público norteamericano se verá motivado a realizar más elecciones alimenticias saludables y, de esa forma, reducir las tendencias relacionadas con el sobrepeso y la obesidad y otros resultados adversos derivados de la nutrición. Tanto las Pautas como el nuevo Sistema de Orientación Alimenticia se promocionarán amplia y congruentemente en los programas de asistencia nutricional a través de la campaña Eat Smart. Play HardTM (Coma inteligentemente. Juegue duro.) y dentro de los programas a través de la educación nutricional del Programa de Cupones para Alimentos, educación nutricional de WIC y Nutrición de Equipos.

Mejoras a la integridad y la implementación del programa

Con este pedido de presupuesto solicitamos que la Nación nos confíe más de $59 billones en recursos públicos. Somos muy conscientes de la inmensa responsabilidad que esto representa. Para mantener el alto nivel de confianza del público que nos hemos ganado como buenos administradores de los recursos bajo nuestro cuidado, continuaremos con nuestro compromiso continuo con la integridad del programa, como parte esencial de nuestra misión de ayudar a las personas vulnerables a las que estos programas están destinados.

Éste no es un compromiso nuevo. Como indiqué anteriormente, en el ejercicio 2003, el año más reciente sobre el que existen datos disponibles, el Programa de Cupones para Alimentos logró una tasa récord de precisión de pagos del 93.4 por ciento. También hemos estado trabajando para elaborar estrategias para mejorar la precisión de las determinaciones de elegibilidad en nuestros programas de comidas escolares, que es una preocupación que comparten todos aquellos a quienes les importan estos programas. Los recursos administrativos Federales previstos en este presupuesto nos permitirán continuar colaborando estrechamente con nuestros socios Estatales y locales en ambas iniciativas esenciales de integridad: continuar nuestros éxitos con el Programa de Cupones para Alimentos y la intensificación de nuestros esfuerzos relacionados con las comidas escolares.

Durante el resto de mis comentarios, me gustaría señalar unos cuantos puntos clave.

Programa de Cupones para Alimentos

El presupuesto del Presidente para el ejercicio 2006 anticipa prestar servicios a un promedio de 29.1 millones de personas al mes, lo que representa un aumento de 2.6 millones por encima de nuestras proyecciones para el ejercicio en curso. Nuestro pedido de $40.7 billones financia por completo este nivel de servicio.

Si bien el presupuesto del Presidente anticipa una mejora continua en la economía de la Nación, la participación en el Programa de Cupones para Alimentos tradicionalmente se incrementa por un tiempo hasta que el empleo total comienza a aumentar. Además, hemos hecho un esfuerzo concertado durante los últimos tres años para aumentar el conocimiento de los beneficios de participar en el programa y para alentar a las personas elegibles, especialmente a las familias trabajadoras, a los ancianos y a los inmigrantes legales a que los soliciten. En los últimos 6 meses hemos otorgado 16 subvenciones de aproximadamente $2 millones a organizaciones comunitarias o religiosas para que ensayen estrategias innovadoras de mayor alcance relacionadas con los cupones para alimentos, para que puedan llegar a personas y familias elegibles que no reciben servicios suficientes. Si bien estos esfuerzos han logrado incorporar más personas al programa, aun hay muchas personas que cumplen con los requisitos y podrían participar pero no lo hacen. Seguimos promoviendo de manera agresiva el mensaje “Food Stamps Make America Stronger” (Cupones para Alimentos: Nuestra Salud, Nuestra Fuerza), en el sentido de que el programa lleva alimentos saludables a las mesas de familias de bajos ingresos y tiene un efecto positivo en las economías locales. Se ha prestado particular atención a los inmigrantes legales que recuperaron la elegibilidad con el Proyecto de Ley de Granjeros, a los ancianos y a las familias trabajadoras.

Si bien buscamos motivar a todos aquellos que sean elegibles y que tengan necesidades para que participen en el programa, también es necesario asegurar que el acceso al programa se administre en forma equitativa en todos los Estados. El presupuesto contiene una propuesta para eliminar la elegibilidad categórica de Cupones para Alimentos para participantes en el programa de Asistencia Temporal a Familias Necesitadas (TANF, por sus siglas en inglés) que sólo reciben servicios TANF incluidos, por ejemplo, beneficios informativos y no en efectivo entre personas con ingresos superiores al umbral normal aplicable para cupones para alimentos. Se espera que esta propuesta, con implementación parcial en el Ejercicio 2006, alcance a 161,000 personas y reduzca los beneficios en $57 millones. Cuando esté totalmente implementado en el Ejercicio 2007, se estima que este cambio afectará a aproximadamente 312,000 personas y permitirá ahorrar $113 millones por año. La propuesta del Presidente reestablece el equilibrio entre los participantes y garantiza que los beneficios de Cupones para Alimentos se destinen a las personas con las mayores necesidades al mismo tiempo que se retiene la elegibilidad categórica para un número de destinatarios mucho mayor que reciben asistencia en efectivo a través de TANF, Ingresos de Seguridad Suplementarios y Asistencia General.

El Presupuesto también solicita una continuación de una política incluida en la Asignación del año anterior que excluye los pagos militares especiales que reciben los miembros de las fuerzas armadas desplegados en zonas de combate al momento de determinar los beneficios de cupones para alimentos para sus familias que se encuentran en el hogar.

A lo largo del próximo año también trabajaremos con el Congreso para considerar renombrar el Programa de Cupones para Alimentos para que se refleje mejor su propósito de brindar asistencia nutricional y promocionar la salud entre las familias de bajos ingresos. No se solicitan fondos adiciones para financiar el cambio de denominación.

En el presupuesto también se incluye una propuesta para agregar el Programa de Cupones para Alimentos a la lista de programas por la que los Estados pueden acceder a la Base de Datos Nacional de Nuevos Empleos. El acceso a esta fuente Nacional de datos sobre seguro de desempleo y empleo mejorará la capacidad de los Estados para determinar, en forma rápida y precisa, los niveles de beneficio y elegibilidad, y mejorará la integridad del programa. Esta propuesta tiene un modesto costo administrativo asociado, pero se espera que genere un ahorro neto en los programas por $2 millones anuales a partir del ejercicio 2007.

Para garantizar que los recursos disponibles para el programa sean los adecuados, y como alternativa a la reserva tradicional para contingencias, hemos propuesto que los estados y otros organismos no federales tengan facultades ilimitadas sobre los beneficios y pagos del programa.

Programas de Nutrición para Niños

El presupuesto del Presidente solicita $12.4 billones para financiar el servicio de comidas apetitosas y nutritivas a niños en escuelas públicas y privadas, y en instalaciones de cuidado de niños a través de los Programas de Nutrición para Niños en el ejercicio 2006. En el Programa Nacional de Almuerzos Escolares se espera atender a casi 30 millones de niños por día durante el ejercicio 2006, por un total de más de 5 billones de comidas entregadas durante el ejercicio. Del mismo modo, el Programa de Desayunos Escolares atenderá a aproximadamente 9.6 millones de niños cada día escolar por un total de más de 1.6 billones de comidas. El pedido de facultades presupuestarias representa un aumento de $634 millones respecto de los niveles asignados en el ejercicio 2005. En el ejercicio 2006 FNS implementará cambios en el programa y nuevas actividades que surgen de la reautorización de esos programas en 2004. Entre ellos se incluyen los esfuerzos para promover el consumo de frutas y vegetales, incluido el recientemente autorizado Programa de Frutas y Vegetales, y nuestros esfuerzos continuos para promover comportamientos saludables a través del apoyo de la implementación de políticas de bienestar local. Para complementar los esfuerzos de la agencia, hemos creado el Desafío Escuelas HealthierUS para estimular a las comunidades a mejorar los alimentos ofrecidos en las escuelas y otros aspectos de un entorno nutricional escolar saludable y para dar reconocimiento a las escuelas que han efectuado esas mejoras.

WIC

En el ejercicio 2006, el pedido de presupuesto del Presidente de $5.51 millones espera proveer servicios esenciales a una participación promedio mensual récord de 8.5 millones de mujeres, bebés y niños a través del Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños (WIC, por sus siglas en inglés). Esto representa un aumento de 300,000 participantes al mes por encima del nivel de participación estimado para el ejercicio 2005. La reserva para contingencias de $125 millones asignada en el ejercicio 2003 y reestablecida en el ejercicio 2005 continúa estando disponible para el programa si el nivel de participación o los costos de los alimentos excediesen nuestras proyecciones. Actualmente estimamos que se utilizará una pequeña parte de la reserva en el ejercicio 2005; el presupuesto del presidente reestablece la reserva a $125 millones.

El presupuesto también refleja el compromiso de la Administración de trabajar con sus socios Estatales para administrar los costos del programa a fin de asegurar el acceso futuro a este programa crítico por parte de todos quienes cumplan con los requisitos y requieran sus servicios. Proponemos limitar el nivel de financiación de la Administración y Servicios de Nutrición (NSA, por sus siglas en inglés) a un 25 por ciento del nivel total de subvenciones a los Estados. También renovamos nuestro compromiso de continuar la alianza duradera y exitosa con los socios Estatales para contener el crecimiento de los costos de paquetes de alimentos mediante mejores prácticas compartidas y asistencia técnica en la implementación de estrategias de contención de costos de alimentos. En el presupuesto se solicita nuevo financiamiento por $3 millones para explorar y desarrollar nuevas estrategias de contención de costos de alimentos.

Programa Suplementario de Productos Básicos

El Programa Suplementario de Productos Básicos (CSFP, por sus siglas en inglés) alcanza a ancianos, niños, bebés y mujeres embarazadas y que acaban de dar a luz. El presupuesto solicita $106.8 millones para este programa, el mismo nivel asignado, después de su rescisión, en el ejercicio 2005. Con el mismo financiamiento, estimamos una reducción en la participación de aproximadamente 44,000 personas.

Enfrentamos un desafío y decisiones difíciles en relación con los recursos presupuestarios discrecionales. El Departamento arbitrará todos los medios para minimizar el impacto del financiamiento uniforme para el programa. Sin embargo, hemos elegido solicitar financiamiento uniforme para este programa por distintas razones. En primer lugar, el CSFP no está disponible en todos los estados. En segundo lugar, sólo está disponible en un número limitado de sitios dentro de los Estados participantes. Finalmente, un análisis realizado con la Herramienta de Calificación de Evaluación de Programas (PART, por sus siglas en inglés) mostró varias debilidades del programa y concluyó que el programa no puede probar los resultados para sus destinatarios. Creemos que nuestros recursos limitados están mejor enfocados en aquellos programas que están universalmente disponibles para atender a estos grupos necesitados.

Programa de Emergencia para la Asistencia de Comida (TEFAP, por sus siglas en inglés)

A través de TEFAP, el USDA cumple una función crítica de apoyo a los bancos de alimentos de la Nación. Este apoyo se presta tanto en forma de productos básicos para distribución, como de financiamiento administrativo para cubrir los costos Estatales de almacenaje y distribución de los productos básicos. Gran cantidad de este financiamiento fluye de los Estados hacia organizaciones religiosas, que son las piedras angulares de la comunidad de los bancos de alimentos. El presupuesto del Presidente solicita el máximo nivel autorizado de $140 millones para financiar la compra de productos básicos para TEFAP. Recursos alimenticios adicionales están disponibles a través de la donación de excedentes de productos básicos de las actividades de apoyo al mercado del USDA. Los costos administrativos de los estados, una forma crítica de apoyo a la comunidad de bancos de alimentos, se financian con $50 millones en el pedido del Presidente.

Administración de Programas de Nutrición

Solicitamos $140.8 millones para nuestra cuenta de Administración de Programas de Nutrición, lo que incluye un aumento de $2 millones en la financiación administrativa Federal. Esta cuenta financia la administración y supervisión Federal de una cartera de recursos del programa que asciende a $59 billones, más de un 60 por ciento del presupuesto del USDA. Este modesto incremento compensará parcialmente los costos relacionados con el personal. Como en los años anteriores, administraremos cuidadosamente nuestros recursos administrativos buscando ahorrar costos para mantener nuestro alto rendimiento en este nivel de financiamiento.

Si bien entendemos las difíciles circunstancias presupuestarias que enfrenta el Gobierno Federal actualmente, FNCS debe tratar el serio desafío planteado por el retiro inminente de casi un 30 por ciento de la población activa en los próximos cinco años. He iniciado ese proceso con la mejora de la administración de los procesos de planificación de capital humano, con el refuerzo de los servicios ofrecidos a los empleados y con la implementación de programas diseñados para mejorar la eficiencia, diversidad y competencia de la población activa. Con sólo aumentos nominales para la administración básica de los programas durante la mayoría de los años, el FNCS ha reducido su nivel de empleados Federales de manera significativa. Hemos compensado estos cambios al trabajar de manera más inteligente mediante la reevaluación de nuestros procesos, la creación de sólidas alianzas con entidades estatales y locales que administran nuestros programas y el aprovechamiento de las innovaciones tecnológicas. Estamos extremadamente orgullosos de lo que hemos logrados y continuaremos buscando nuevas formas de enfrentar los desafíos que se nos presentan.

Señor Presidente, aprovecho la oportunidad para presentarle este presupuesto récord y lo que significa para los millones de norteamericanos que cuentan con nosotros para la asistencia nutricional. Me complacerá responder cualquier pregunta que tuvieran.


Regresar Arriba