Servicio de Alimentos y Nutricion
InicioQuienes SomosNoticiasAyudaContactenosIngles

 

 

 

  Noticias
 
 

DEPARTAMENTO DE AGRICULTURA DE LOS ESTADOS UNIDOS
Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor

Declaración de Nancy Montanez Johner, Subsecretaria
Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor
Ante el Subcomité de Agricultura, Desarrollo Rural,
la Administración de Drogas y Alimentos y Agencias Relacionadas

Desde ya les agradezco, Sra. Presidente y miembros del Subcomité, la oportunidad de presentar la solicitud presupuestaria de la Administración para el año fiscal 2008 para la División de Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor (FNCS, por su sigla en inglés) del USDA.

Puesto que ésta es la primera vez que me presento ante ustedes, me gustaría utilizar unos minutos para presentarme. Nací y crecí en una comunidad agrícola en Scottsbluff, Nebraska. Mis padres, Joseph y Nancy Saldivar, inmigraron a los Estados Unidos. Mi padre trabajaba muchas horas en el campo y, de niña, yo trabajaba a su lado, al igual que el resto de mi familia. Además de enseñarme a través del ejemplo la importancia de la ética del trabajo, mis padres también me enseñaron el valor de la familia. Siempre les estaré agradecida.

Después de la preparatoria, trabajé a tiempo parcial como secretaria de unidad en el hospital local, en donde presté servicios a las familias en la unidad de cuidados intensivos. Me gustó mucho este aspecto de mi trabajo y decidí estudiar trabajo social. Obtuve mi título universitario mientras trabajaba y criaba a dos hijos. Fui jefa de hogar de una familia monoparental y enfrenté muchos desafíos. No me avergüenzo de ello. Sé cómo se siente estar al borde de no poder cubrir los gastos. Considero que es importante garantizar que las personas elegibles para recibir ayuda tengan acceso a los beneficios.

Una vez que me recibí, me desempeñé como trabajadora social. Vivir la por momentos desgarradora necesidad en forma directa no me detuvo ni me desanimó. Me inspiró para trabajar aún más, sabiendo que, como trabajadora social, tenía la capacidad de provocar un efecto en la necesidad y facilitar a otros la misma lucha que yo enfrenté como jefa de hogar monoparental. Cuando me ascendieron a Administradora del Área de Servicios, consideré las responsabilidades adicionales como una oportunidad para elevar mis propias exigencias como funcionaria del Estado. Implicaba que ya no podría simplemente informarle a mi jefe mis preocupaciones relativas a la cantidad de casos; ahora tenía la capacidad, y por lo tanto la responsabilidad, de resolver las dificultades que se presentan al trabajar para mejorar la condición humana.

Estoy convencida de que, sin importar el cargo desde el cual uno presta servicios a la comunidad, son los principios básicos de uno los que dan calidad a ese servicio. Los principios de compasión, integridad, respeto, franqueza y honestidad me han ayudado a concentrarme en el servicio y en el valor de las familias. Éstos son los principios que aporté a mi servicio como trabajadora social y como Directora del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Nebraska. Como Subsecretaria de la División de Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor, mantengo estos mismos principios. Me comprometo a escuchar a nuestros clientes, proveedores de servicios, socios locales y estatales, grupos defensores y, desde luego, a ustedes, aquí en el Congreso, a fin de determinar mejores formas de prestar servicios a nuestros clientes.

Pero antes de comenzar con la presentación de la solicitud presupuestaria del Presidente, me gustaría presentarles a los integrantes del equipo de liderazgo de FNCS que me acompañan aquí esta mañana. Me acompañan en esta oportunidad Kate Coler, Subsecretaria Adjunta de la División de Alimentos, Nutrición y Servicios al Consumidor; Roberto Salazar, Administrador del Servicio de Alimentos y Nutrición (FNS, por su sigla en inglés), y el Dr. Eric Hentges, Director Ejecutivo del Centro de Políticas y Promoción de la Nutrición (CNPP, por su sigla en inglés).

La solicitud presupuestaria del Presidente demuestra el compromiso inquebrantable de la Administración con los programas de asistencia nutricional de nuestra Nación. Estos programas garantizan una red de seguridad nutricional a los niños, ancianos y familias de bajos ingresos de nuestro país y, junto con el CNPP, les informan a todos los norteamericanos la importancia de contar con una buena nutrición y de realizar actividad física. Estoy orgullosa de los logros de FNCS y del apoyo claro y sistemático de esta Administración a estos programas que protegen a nuestros niños y unidades familiares de bajos recursos del hambre, y que ayudan a nuestros ciudadanos a evitar los riesgos de salud relacionados con una nutrición deficiente y la falta de actividad física.

Este presupuesto refleja un desafío fundamental para esta Administración: garantizar que las necesidades de todas las personas elegibles que buscan participar en nuestros programas sean satisfechas y, a la vez, proteger los intereses de las generaciones actuales y futuras que deberán asumir las consecuencias, tanto económicas como sociales, de los niveles insostenibles de gastos deficitarios y de deuda federal.

Los fondos solicitados en el presupuesto responden enteramente a nuestras mejores estimaciones en cuanto a la demanda de los servicios que prestan los programas, y los costos relacionados, correspondientes a los principales programas de asistencia nutricional del año fiscal 2008. Tomamos decisiones difíciles y confeccionamos una solicitud de presupuesto que hace que cada dólar produzca un máximo beneficio para las poblaciones vulnerables atendidas por nuestros programas y para la Nación en su conjunto. Ello incluye:

  • Participación promedio mensual de 26.2 millones de personas en el Programa de Cupones para Alimentos. Este cálculo representa una disminución de, aproximadamente, 100,000 personas en relación con el año fiscal 2007 debido a las mejores condiciones económicas.

  • Se espera un leve aumento en la participación en el Programa WIC para el año fiscal 2008: de 8.2 millones de participantes por mes al nivel más alto en la historia de 8.3 millones de participantes. El presupuesto del Presidente prevé este aumento.

  • En cuanto a los Programas de Nutrición para Niños, el servicio de comidas diarias provisto a nuestros jóvenes llegará a los 31 millones de estudiantes en el Programa Nacional de Almuerzos Escolares y a los 10.9 millones de estudiantes en el Programa de Desayunos Escolares.

Tres principios guían la administración de estos programas por parte de nosotros: 1) asegurar que las personas de bajos ingresos tengan acceso a los alimentos, garantizando los fondos suficientes para los principales programas de asistencia nutricional; 2) promover una alimentación saludable y estilos de vida activos haciendo que la educación nutricional sea una parte integral de los programas de asistencia nutricional, y 3) realizar una administración prudente y eficiente, a fin de que cada dólar invertido redunde en el máximo beneficio para aquéllos que verdaderamente lo necesitan. La solicitud presupuestaria del Presidente para el año fiscal 2008, al igual que todos los pedidos anteriores presentados por esta Administración, son el reflejo de estos objetivos clave.

Asegurar que las Personas de Bajos Ingresos Tengan Acceso a los Alimentos

En su nivel más básico, el acceso garantizado al programa debe comenzar por asegurar la disponibilidad de los recursos suficientes para que todos los que cumplan con los requisitos y tengan necesidades puedan tener un acceso rápido a los beneficios. El presupuesto del Presidente para el año fiscal 2008 solicita fondos suficientes para garantizar en su totalidad la participación prevista en el Programa de Cupones para Alimentos, en los Programas de Nutrición para Niños y en el Programa WIC. El fuerte compromiso de la Administración de financiar adecuadamente estos programas críticos reconoce las dificultades inherentes a la previsión de la futura demanda de los servicios que brinda el programa, y suministra fondos para contingencias en caso de que los costos del programa excedan nuestras estimaciones. En cuanto al Programa de Cupones para Alimentos, hemos continuado con la financiación de las reservas para contingencias de $3 mil millones. Dado que $3 mil millones en fondos para contingencias serán transferidos del año fiscal 2007, esta solicitud supone una reserva total de $6 mil millones, disponible durante el año fiscal 2008. En el Programa WIC, la solicitud del Presidente aumentaría los recursos para contingencias a $200 millones, monto que refleja la determinación de la Administración de garantizar el acceso a los servicios del Programa WIC a todas las personas elegibles y que deseen participar. Estos fondos estarán disponibles indefinidamente para asegurar que la alimentación esencial, la educación nutricional y los servicios de derivaciones de atención médica se encuentren a disposición de todos los que los necesitan.

Promover una Alimentación Saludable y Estilos de Vida Activos

FNCS desempeña un papel fundamental en la respuesta federal integral a la creciente amenaza a la salud pública que representan el sobrepeso y la obesidad, los cuales afectan a más de la mitad de la población adulta norteamericana. Nuestros programas del FNS brindan asistencia nutricional mediante el acceso a alimentos saludables y a una educación nutricional, y mediante la promoción, a fin de apoyar y fomentar un estilo de vida saludable. Asimismo, el CNPP se concentra en una población más amplia al trabajar para mejorar la dieta de todos los norteamericanos. Estos esfuerzos combinados son un elemento clave de la iniciativa "Healthier US" del Presidente. En mi opinión, el público norteamericano recibe un buen servicio a través de las contribuciones que el USDA realiza para abordar los serios problemas de nutrición y salud que enfrentamos actualmente. Esta solicitud presupuestaria provee aproximadamente $690 millones en recursos específicamente ligados a mejorar la alimentación, el conocimiento y los hábitos nutricionales entre las personas a quienes prestamos servicios, y a promover la importancia de la actividad física.

El CNPP continúa desempeñando una función integral en el desarrollo y la promoción de la educación nutricional y de las guías alimenticias actualizadas. Las Guías Alimentarias para los Norteamericanos (Guías), que cada 5 años publican en forma conjunta el USDA y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS, por su sigla en inglés), son la piedra fundacional de la política de nutrición federal y permiten que el Gobierno federal hable a través de una única voz. Esta solicitud pone de relieve un aumento para apoyar los esfuerzos del CNPP para mantener y mejorar el sistema de orientación alimentaria que ha sido muy bien recibido, MyPyramid.gov, que es uno de los sitios web federales más visitados por el público. Asimismo, este financiamiento permitirá al CNPP conducir de manera adecuada las funciones administrativas para la actualización en el año 2010 de las Guías Alimentarias para los Norteamericanos, para la cual el USDA es la principal agencia federal.

Realizar una Administración Prudente y Eficiente

Con esta solicitud presupuestaria, solicitamos que la Nación nos confíe más de $59 mil millones en recursos públicos. Somos muy conscientes de la inmensa responsabilidad que esto representa. Para mantener el alto nivel de confianza del público, que nos hemos ganado como buenos administradores de los recursos a nuestro cuidado, proseguiremos con nuestro continuo compromiso en cuanto a la integridad del programa, como parte esencial de nuestra misión de ayudar a las personas vulnerables a las que estos programas prestan servicios.

Un componente esencial de la solicitud de este año corresponde a un aumento para financiar iniciativas adicionales del programa en relación con la integridad y responsabilidad en el Programa de Cupones para Alimentos. En el año fiscal 2005, el año más reciente sobre el cual hay datos disponibles, el Programa de Cupones para Alimentos logró una tasa de 94.2% en pagos correctos; la última en una serie continua de récords en pagos correctos. Sin embargo, con cada récord alcanzado, nuestro compromiso de continuar mejorando implica, progresivamente, más desafíos. Los recursos solicitados en este presupuesto financiarían hasta 30 empleados adicionales dedicados a seguir con nuestro firme registro de resultados mejorando el nivel de pagos correctos y nuestra capacidad de brindar supervisión y asistencia técnica a nuestros socios estatales. Si bien estoy muy orgullosa de nuestros éxitos en cuanto a la integridad del programa, mantener esos triunfos y lograr un mayor perfeccionamiento en términos de pagos correctos es un desafío sobrecogedor. Esta solicitud representa una pequeña inversión que aportará grandes dividendos por nuestros continuos esfuerzos por asegurar que obtengamos los beneficios justos para las personas más indicadas y que mejoremos la supervisión de las tiendas al por menor.

Asimismo, para el año fiscal 2008, la solicitud presupuestaria prevé $2 millones para controlar, capacitar y ofrecer asistencia técnica para la administración del programa Atención Alimenticia para Niños y Adultos (CACFP, por su sigla en inglés). Este financiamiento permitirá al FNS brindar capacitación y asistencia técnica integrales a las agencias estatales sobre la administración y supervisión del programa CACFP, y realizar de manera directa actividades adicionales de control, según sea conveniente. Además, los fondos financiarán los esfuerzos del Departamento por recolectar y analizar información existente sobre el patrocinador y/o el estado, a fin de desarrollar estimaciones de pagos erróneos en el CACFP, tal como lo requiere la Ley de Información de Pagos Incorrectos. Por último, este financiamiento también costeará la capacitación en la norma definitiva sobre las mejoras de la administración del CACFP, cuya publicación está programada para el año fiscal 2007.

Para continuar, quisiera tratar en mayor detalle algunas de las propuestas clave comprendidas en la solicitud presupuestaria del Presidente para el año fiscal 2008.

Programa de Cupones para Alimentos

El Programa de Cupones para Alimentos se financia, en su totalidad, con el presupuesto del Presidente de $39.8 mil millones. Ello financiará una participación mensual promedio prevista de 26.2 millones de personas aproximadamente, es decir, 100 mil personas menos que las esperadas para el año fiscal 2007. Todo esto pone de manifiesto la fortaleza esencial del Programa de Cupones para Alimentos: su capacidad para responder dinámicamente a los niveles cambiantes de necesidad dentro de la sociedad norteamericana. El programa responde a la solidez de la economía y está diseñado para expandirse o contraerse conforme a la misma.

Si nuestra estimación para la participación o el costo del programa del año fiscal 2008 resultara ser insuficiente, el programa continúa bajo la protección de las reservas para contingencias, propuestas en $3 mil millones en la nueva facultad presupuestaria para el año fiscal 2007. Tal como lo indiqué anteriormente, esta solicitud supone una reserva para contingencias total de $6 mil millones, con la transferencia anticipada del año fiscal 2007. Como una alternativa para la reserva para contingencias, la solicitud del Presidente ofrece una propuesta de facultad indefinida. Esta forma de asignación eliminaría la necesidad de asignar una reserva anual para contingencias, garantizando, al mismo tiempo, que los fondos suficientes estén disponibles para satisfacer los componentes de derechos del programa.

Seguimos promoviendo con fuerza el mensaje “Food Stamps Make America Stronger” (Cupones para Alimentos: Nuestra Salud, Nuestra Fuerza), en el sentido de que el programa lleva alimentos saludables a las mesas de familias de bajos ingresos y tiene un efecto positivo en las economías locales. El presupuesto del Presidente comprende propuestas orientadas a garantizarles el acceso a los beneficios a aquellos que los necesitan sin tener que recurrir a sus ahorros de retiro o a los ahorros para la educación de los hijos, asegurando que todas las personas con necesidades cumplan con los mismos requisitos de elegibilidad del programa, independientemente del lugar donde vivan, y mejorando la facilidad y precisión del proceso de certificación. Dadas las duras restricciones presupuestarias, las propuestas de los cupones para alimentos se centran en quienes más lo necesitan.

El presupuesto del Presidente propone expandir y hacer obligatoria la exclusión del valor de las cuentas de retiro de preferencia impositiva de la evaluación de activos. Esta exclusión constituyó por primera vez una opción del estado para cuentas 401(k) y Keogh en el Proyecto de Ley Agrícola de 2002. Esta propuesta también simplifica la política del recurso de los cupones para alimentos y la hace más equitativa, ya que, en virtud de la ley actual, algunas cuentas de retiro están excluidas y otras incluidas. Esta propuesta avala la Iniciativa Ownership Society (Sociedad de Propiedad) del Presidente, al aumentar la capacidad de las personas de bajos recursos de ahorrar para su retiro. Cuando esté totalmente implementado, se espera añadir, aproximadamente, 100,000 personas al programa y aumentar los beneficios en $549 millones en el transcurso de 5 años. La mayoría de los nuevos participantes serán trabajadores y sus familias, en su mayoría con niños, pero también mejora el acceso para los ancianos. En promedio, cada nuevo hogar obtendrá $117 en beneficios cada mes.

Del mismo modo, proponemos excluir el valor de las cuentas de ahorro universitario aprobadas por el IRS del proceso de determinación de elegibilidad. Esta propuesta también excluye del cálculo de recursos el valor de ciertos planes de ahorro universitarios que el IRS reconoce a los fines impositivos, incluidos los planes "529 plans" que operan la mayoría de los estados. Los esfuerzos de las familias por ahorrar para el futuro de sus hijos deben alentarse y protegerse. Esta propuesta ayudará a garantizar que si una familia solicita asistencia del Programa de Cupones para Alimentos, sus esfuerzos para invertir en la educación de sus hijos no se vean comprometidos. Una vez que esté totalmente implementada, esta propuesta permitirá que 1,000 personas más participen en el Programa y mejorará los beneficios en, aproximadamente, $8 millones en el transcurso de cinco años.

Durante los últimos dos años fiscales, mediante las leyes de asignaciones, hemos protegido la capacidad de nuestras familias militares con miembros en las misiones más peligrosas de acceder a la red de seguridad nutricional. Si bien la Ley sobre Cupones para Alimentos requiere que todo pago militar sea contabilizado como ingreso percibido al determinar la elegibilidad y los niveles de beneficios de las unidades familiares, hemos trabajado con ustedes para eximir de este proceso a los pagos especiales y la remuneración por combate o servicios peligrosos. Este ingreso adicional podría reducir los beneficios de la familia o podría convertirla en no elegible. A fin de apoyar a los militares del país (y a sus familias) que corren más riesgos, esta solicitud presupuestaria propone hacer esta exención permanente mediante la modificación de la ley habilitante. Esta propuesta ayudaría a más de 1,000 familias militares en el año fiscal 2008, brindándoles una suma adicional estimada de $108 por mes.

Un principio fundamental subyacente a la red de seguridad nutricional federal es que cuando una persona necesitada solicita participar en la red de seguridad nutricional, debe ser tratada de manera justa, coherente y equitativa sin importar el estado en el que reside. Por esta razón, hemos incluido, una vez más, una propuesta para eliminar la elegibilidad categórica de los cupones para alimentos para los participantes de la Asistencia Temporal a Familias Necesitadas (TANF, por su sigla en inglés) que sólo reciben servicios y no beneficios en efectivo, ya que los participantes de TANF generalmente no tienen que demostrar necesidad económica. La propuesta del Presidente reestablece la equidad entre los participantes y garantiza que los beneficios de cupones para alimentos se destinen a las personas que demuestren su necesidad y, al mismo tiempo, que se mantengan los requisitos categóricos para una cantidad de destinatarios mucho mayor que recibe asistencia en efectivo a través de TANF, Ingresos Suplementarios de Seguridad y Asistencia General. Una vez que esté completamente implementado en el año fiscal 2009, se estima que este cambio afectará, aproximadamente, a 329,000 personas que tienen ingresos o activos que exceden los límites regulares del programa, y ahorrará $543 millones en gastos del Programa de Cupones para Alimentos en el transcurso de cinco años.

Por último, la solicitud presupuestaria refleja nuestro compromiso constante de trabajar con el Congreso para cambiar el nombre del programa. Tal como lo refleja la solicitud del Presidente y nuestras propuestas para el proyecto de Ley Agrícola, estamos listos para finalizar este proceso que comenzó en 2006. Nuestra iniciativa para cambiar el nombre tiene por objeto reflejar, de manera más precisa, la misión, las prioridades y los métodos operativos del Programa de Cupones para Alimentos, ya que han evolucionado en el transcurso de cuatro décadas desde el inicio del programa.

Programas de Nutrición para Niños

El presupuesto del Presidente solicita $13.9 mil millones para financiar el servicio que brinda comidas apetitosas y nutritivas a niños en escuelas públicas y privadas, y en instalaciones de cuidado de niños a través de los Programas de Nutrición para Niños en el año fiscal 2008. En el Programa Nacional de Almuerzos Escolares se espera prestar servicios a casi 31 millones de niños por día durante el año fiscal 2008, por un total de más de 5.25 mil millones de comidas servidas durante el año fiscal. Del mismo modo, el Programa de Desayunos Escolares prestará servicios a, aproximadamente, 10.9 millones de niños cada día escolar, por un total de más de 1.84 mil millones de comidas.

Estos programas desempeñan un papel fundamental mejorando la alimentación de nuestros niños y promoviendo el conocimiento del papel que desempeñan las elecciones de alimentos saludables y la actividad física en el bienestar general. A fin de garantizar que se satisfagan estos objetivos esenciales de los programas, la financiación de los Programas de Nutrición para Niños ha crecido más de un 44% desde el año fiscal 2001. En el mismo período, la participación en estos programas ha crecido de manera considerable. Continuamente nos esforzamos para garantizar que estos programas se presten de tal forma que promuevan el acceso a todos los niños elegibles, que reflejen las prácticas nutricionales más recientes y sustentadas científicamente, y que protejan la inversión pública. El Servicio de Alimentación y Nutrición está revisando las nuevas Guías Alimentarias, así como las Ingestas Alimentarias de Referencia, y está trabajando para incorporar sus recomendaciones en nuestros estándares de nutrientes y en modelos de comidas. También proseguimos con nuestros esfuerzos para promover conductas sanas mediante el apoyo para la implementación de programas de bienestar local basados en las escuelas que fueron requeridos en la Ley de Reautorización del WIC y Nutrición Infantil de 2004.

WIC

En el año fiscal 2008, la solicitud presupuestaria del Presidente de $5.4 mil millones prevé brindar apoyo esencial a un promedio mensual de 8.3 millones de mujeres, bebés y niños a través del Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños (WIC, por su sigla en inglés). Esto representa un aumento de, aproximadamente, 100,000 participantes al mes por encima del nivel de participación estimado para el año fiscal 2007. Asimismo, se propone aumentar la reserva para contingencias, originariamente asignada en $125 millones en el año fiscal 2003 y reestablecida en el año fiscal 2005, a una suma de $200 millones. Este aumento reconoce la incertidumbre que enfrenta el programa en relación con los costos futuros de los alimentos y con la demanda de los servicios que presta el programa. Y lo que es aún más importante, refleja el profundo compromiso de la Administración de financiar de manera adecuada este programa. Lo fondos para contingencias del programa WIC están disponibles para prestar los servicios del programa si el nivel de participación o los costos de los alimentos excediesen nuestras proyecciones y se encontrarán disponibles hasta tanto se los gaste. Finalmente, la solicitud incluye $14.9 millones para continuar nuestra iniciativa de asesoramiento entre pares, diseñada para mejorar las tasas de comienzo y duración del amamantamiento entre los participantes del programa WIC.

En todos los programas federales de asistencia nutricional, la Administración se compromete a asegurar que los beneficios estén orientados a aquéllos que más los necesitan. Los solicitantes del programa WIC actualmente pueden cumplir con los requisitos de elegibilidad para recibir los beneficios automáticamente o en forma asociada sobre la base de su participación en otros programas de medios comprobados, como el Programa de Cupones para Alimentos y Medicaid. Sin embargo, en algunos estados, las personas con ingresos significativamente mayores al 185% del nivel de pobreza establecido para participar en el Programa WIC cumplen con los requisitos para Medicad. La solicitud presupuestaria incluye una propuesta para limitar la elegibilidad asociada basada en la participación en Medicaid a aquellas personas cuyos ingresos sean inferiores al 250% de los niveles federales de pobreza.

El presupuesto también refleja el doble compromiso de la Administración de financiar el Programa WIC y controlar el aumento discrecional del gasto. Estamos abocados a trabajar con nuestros socios estatales para administrar los costos del programa para garantizar el futuro acceso a este programa esencial de todos quienes sean elegibles y busquen acceder a sus servicios. Históricamente, las agencias estatales de WIC han logrado gran éxito al contener los costos de los alimentos, pero las oportunidades para reducir aún más los costos de los alimentos son limitadas. Sin embargo, se necesita una contención de costo mayor, a fin de alcanzar nuestro objetivo de proteger la capacidad del programa de prestar servicios a todas las personas elegibles que se espera que soliciten los servicios en el año fiscal 2008 y de limitar el crecimiento global del gasto discrecional.

Por lo tanto, a fin de alentar a las agencias estatales a que trabajen con nosotros en nuestros esfuerzos por lograr un éxito similar en la contención de costos Administrativos y Servicios de Nutrición (NSA, por su sigla en inglés), los fondos disponibles para NSA para el Año Fiscal 2008 estarían limitados a un subsidio administrativo garantizado por participante (AGP, por su sigla en inglés) de $14.12, el nivel del año fiscal 2006. Este nivel reducido del AGP permitiría una mayor proporción de fondos asignados para ser utilizados para beneficios alimenticios. Se prevé que la asignación total necesaria para el año fiscal 2008 se reduciría en, aproximadamente, $145 millones a través de esta reasignación de fondos NSA a fondos alimenticios.

Programa Suplementario de Productos Básicos (CSFP, por su sigla en inglés)

De conformidad con la solicitud del último año, el presupuesto del año fiscal 2008 no brinda financiamiento al CSFP. Ustedes, como Asignadores, son muy concientes de las grandes dificultades fiscales que enfrenta la Nación y las difíciles elecciones que deben hacerse para proteger a las generaciones futuras. Hemos elegido este programa por varias razones específicas, que les describiré, como el lugar en donde podemos comenzar a tomar estas decisiones difíciles pero fundamentales. En primer lugar, el CSFP no está disponible en todos los estados ni en todas las áreas de aquellos estados en donde sí funciona. Por lo tanto, el principio fundamental de la equidad al que me referí anteriormente no se aplica, ya que personas emplazadas en lugares similares no tienen acceso a los mismos beneficios. El CSFP actualmente opera sólo en áreas limitadas de 32 estados, en el Distrito de Columbia y en dos Organizaciones Tribales Indígenas. En segundo lugar, sus beneficios, en gran medida, se sobreponen con aquellos disponibles a través de otros programas de asistencia nutricional. Por último, creemos que nuestros recursos limitados están mejor enfocados en aquellos programas que están universalmente disponibles para atender a estos grupos necesitados. La prioridad de la Administración es asegurar la integridad continuada de la red de seguridad nacional de asistencia alimentaria, incluido el Programa de Cupones para Alimentos y WIC.

El FNS trabajará en estrecha colaboración con las agencias estatales del CSFP para asegurar que cualquier efecto negativo sobre los participantes del programa sea minimizado y que los participantes sean transferidos lo más rápidamente posible a otros programas de asistencia alimentaria para los cuales son elegibles. La solicitud presupuestaria incluye fondos para mantener la transición de los participantes del CSFP a los programas de asistencia alimentaria del FNS disponibles a nivel nacional, tales como el WIC y el Programa de Cupones para Alimentos. La solicitud presupuestaria requiere $2 millones para brindar alcance comunitario y ayudar a las personas a inscribirse en el Programa de Cupones para Alimentos. Los participantes ancianos que todavía no estén recibiendo los beneficios de los cupones para alimentos serán elegibles para recibir un beneficio transitorio por un valor de $20 por mes que concluye el primer mes posterior a su inscripción en el Programa de Cupones para Alimentos según las normas habituales del programa, o a los 6 meses, lo que ocurra primero. Las mujeres, bebés y niños participantes en el programa CSFP que cumplan con los requisitos para acceder a los beneficios del programa WIC, serán derivados a este programa. Los productos básicos obtenidos de los programas de apoyo agrícola serán redistribuidos para su uso en otros programas de asistencia alimenticia, tal como el Programa de Asistencia Alimenticia de Emergencia.

Programa de Asistencia de Alimentos de Emergencia (TEFAP, por su sigla en inglés)

El TEFAP cumple una función fundamental de apoyo a las despensas de alimentos de la Nación. Este apoyo se presta en forma de productos básicos para distribución y de financiamiento administrativo para cubrir los costos estatales de almacenamiento y distribución de los productos básicos. Gran parte de este financiamiento fluye de los estados hacia las organizaciones religiosas, que son las piedras angulares de la comunidad que presta asistencia alimenticia de emergencia. El presupuesto del Presidente solicita el nivel totalmente autorizado de $140 millones para financiar la compra de productos básicos para el TEFAP. Los recursos alimenticios adicionales están disponibles a través de la donación de excedentes de productos básicos de las actividades de apoyo al mercado del USDA. Los costos administrativos estatales y locales, que respaldan a la comunidad de despensas de alimentos, se financian con $49.5 millones en el pedido del Presidente.

Administración de los Programas de Nutrición

Solicitamos $148.9 millones en nuestra cuenta de Administración de los Programas de Nutrición. Esta cuenta financia la administración y supervisión federal de una cartera de recursos del programa que asciende a más de $59 mil millones, más del 65% del presupuesto del USDA.

La solicitud presupuestaria también incluye $2 millones para financiar los esfuerzos del Centro de Políticas y Promoción de la Nutrición. Estos recursos continuarán con el trabajo del Centro en la tan exitosa "MyPyramid" (MiPirámide) y asistirán al Centro a medida que se prepara para su conducción en las Guías Alimentarias para los Norteamericanos 2010. Por ley, el USDA y el HHS, deben revisar y actualizar las Guías Alimentarias para los Norteamericanos, al menos, cada cinco años. El USDA desempeña el papel administrativo principal en el desarrollo de las Guías Alimentarias para los Norteamericanos 2010, y el proceso de revisión para la actualización de 2010 debe comenzar en el año fiscal 2008. La finalización exitosa de estas iniciativas de planificación e implementación promoverá el objetivo del Gobierno Federal de hablar a través de una única voz en relación con las cuestiones de políticas nutricionales y promoverá el objetivo del USDA de mejorar la alimentación de los norteamericanos al brindar información sólida y sustentada científicamente sobre nutrición.

Además, en la solicitud del Presidente se incluyen $2 millones para financiar importantes asociaciones de demostración y evaluaciones del programa, que examinan maneras nuevas e innovadoras de mejorar los servicios del Programa de Cupones para Alimentos. Estados, agencias locales del programa, organizaciones comunitarias y religiosas y otros se comprometieron con diferentes iniciativas innovadoras, a fin de mejorar la prestación del servicio del Programa de Cupones para Alimentos. Varios estados están modernizando el funcionamiento del programa para mejorar el acceso, reducir los costos administrativos y mejorar la precisión del pago. Estas iniciativas incluyen utilizar aún más las solicitudes por Internet y el intercambio de datos automatizado; simplificar los procedimientos para entrevistas e informes; y expandir el uso del sector privado y de las organizaciones religiosas y comunitarias en el proceso de solicitud. Nuestro objetivo es utilizar los recursos solicitados para evaluar junto con nuestros socios estatales estas innovaciones. Todo aquello que aprendamos durante este proceso podrá, luego, compartirse con el resto del programa, a fin de mejorar la efectividad al satisfacer las necesidades nutricionales de la población elegible.

Los recursos solicitados dentro de este presupuesto son esenciales para garantizar que FNCS pueda continuar llevando a cabo con éxito la administración básica de su programa, los deberes de supervisión y de administración fiscal. Comprendemos las difíciles circunstancias presupuestarias que el Gobierno Federal ahora encara y mantiene, y hemos sido partícipes de las duras elecciones que deben hacerse. No obstante, es esencial que FNCS enfrente el serio desafío planteado por la pérdida de aptitudes y experiencia fundamentales inherente al retiro inminente de cerca del 30% de su personal durante los próximos cinco años.

He iniciado ese proceso mejorando la administración de los procesos de planificación del capital humano, reforzando los servicios ofrecidos a los empleados e implementando programas diseñados para mejorar la eficiencia, la diversidad y la competencia de la población activa. Con sólo aumentos nominales para la administración básica de los programas durante la mayoría de los años, FNCS ha reducido su nivel de empleados federales de manera significativa. Hemos compensado estos cambios al trabajar de manera más inteligente mediante la reevaluación de nuestros procesos, la creación de sólidas alianzas con entidades estatales y locales que administran nuestros programas y el aprovechamiento de las innovaciones tecnológicas. Estamos sumamente orgullosos de lo que hemos logrado y continuaremos buscando nuevas formas de enfrentar los desafíos que se nos presentan. No obstante, nuestra capacidad para continuar enfrentando debidamente estos desafíos se verá afectada si los niveles de dotación de personal siguen disminuyendo.

Señora Presidente, aprecio la oportunidad para presentarle este presupuesto y lo que significa para los millones de norteamericanos que cuentan con nosotros para la asistencia nutricional. Me complacerá responder cualquier pregunta que pudieran tener.


Última actualización: 03/13/2007